jueves, septiembre 29, 2022
InicioNACIONALESTuristas fascinados con el florecimiento de guayacanes en Loja

Turistas fascinados con el florecimiento de guayacanes en Loja

- Advertisement -

El florecimiento de los guayacanes en el cantón Zapotillo de la provincia de Loja es una de las épocas más esperadas del año. De acuerdo con cifras del Municipio, un total de 10 000 turistas han llegado a las parroquias Cazaderos, Bolaspamba y Mangahurco, durante los 10 días de la floración, que finalizará mañana.

Punto Noticias: Desde el viernes pasado 3 de enero del 2020, las tres parroquias -donde está ubicado el bosque de 40 000 hectáreas- reciben una masiva presencia de turistas, que arriban en automotores, motocicletas y bicicletas. Este año, el espectáculo natural fue anormal en relación con los años anteriores, porque empezó hace tres semanas de forma dispersa y escasa. Pero hubo el rebrote esperado y los turistas nacionales y extranjeros empezaron a llegar desde el viernes anterior para vivir esta experiencia.

El florecimiento se tardó, porque las primeras lluvias de diciembre fueron leves y de poca proporción. De acuerdo con estudios realizados por el Ministerio de Ambiente, para que este bosque florezca en toda su magnitud se necesitan que caigan, al menos, 45 milímetros por metro cuadrado. Pero entre el 1 y 10 de diciembre solo hubo una lluvia acumulada de 9,40 milímetros en Bolaspamba y Mangahurco. Por eso, como es la función biológica normal, siete días después empezó el florecimiento en esas parroquias, pero de forma incipiente.

El 26 y 27 de diciembre volvió a llover en todo Zapotillo, esta vez de forma copiosa. Eso favoreció para el rebrote de la flor amarilla. El Municipio de Zapotillo y las juntas parroquiales hicieron la promoción. El evento se difundió a través de redes sociales. Las operadoras turísticas de Quito, Guayaquil, Cuenca, Machala, Loja y otras ciudades del Ecuador empezaron a ofertar sus paquetes turísticos.

En los sitios de mayor florecimiento, como la subida a Mirador, Cazaderos y Pampas –por el entorno de copiosos árboles floridos– los turistas descendían de los vehículos para fotografiarse y eso provocaba congestionamiento, porque la carretera es angosta. Para Gladys Astudillo, presidenta de la Junta Parroquial de Cazaderos, aunque sea solo una vez al año el evento dinamiza la economía de las familias. Los habitantes improvisan cualquier espacio de sus casas para ofrecer hospedaje, alimentación y otros servicios de guianza y paseos a caballo. (C.D.A.)

 

FUENTE: El Comercio

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES