jueves, junio 30, 2022
InicioOPINIÓNLo que nos dejó el Giro de Italia

Lo que nos dejó el Giro de Italia

- Advertisement -

Escrito por: Andrés Luna Montalvo

Ver a Carapaz desfallecer en la “etapa reina del Giro” nos recordó que estas grandes vueltas de tres semanas se ganan con excesiva dificultad. Richard Antonio lo alcanzó en 2019 y hoy estuvo cerca, pero de los 176 ciclistas que corrieron este año en Italia solo podía ganarlo uno, y su principal perseguidor, Jai Hindley, tuvo un mejor sábado que nuestro ídolo.

Sin embargo, tomando distancia de los resultados finales, existe un análisis en frio que deberá tomarse en cuenta para continuar con el crecimiento del único deportista activo de quienes ocupan el podio de los mejores en la historia del Ecuador.

El favorito: Richard Antonio dejó de ser el ciclista outsider que detonó y sorprendió en 2018 y 2019 al ganar tres etapas y embolsarse su primer Giro de Italia. Hoy es un ciclista del Top 5 y los rivales lo miran, lo referencian, lo analizan y saben que la disputa de los títulos es contra él. No corre libre, tiene un pelotón entero en contra suya. Es una situación que obliga a doblegar esfuerzos por imponerse y los casos son muchos, uno de ellos es el del mismo Tadej Pogačar, quien de ser una joven promesa que ganó sorpresivamente el Tour de Francia en 2020 en la penúltima etapa, pasó a convertirse en un corredor al que nadie deja suelto en las carreras.

El líder: Una segunda lección del Giro es que Richard Antonio no es solamente ese corredor explosivo que descuenta minutos en las grandes vueltas luego de ataques feroces que dinamitan al pelotón principal, sino que también es el rodador constante, analítico, que pasó durante todo este Giro sin arriesgar demasiado y soldado a la rueda de su equipo. No fue el Carapaz incombustible que estuvo en fuga toda la última semana del Tour 2020, sino que, por primera vez, nos mostró el rostro de ese líder inmutable que manejó su ventaja, por insignificante que era, con confianza y sin lanzar todo el carbón a la hoguera. Al final no alcanzó, pues además de las piernas también juega la estrategia.

El equipo: Las vueltas de tres semanas se ganan en equipo y ese fue el déficit que disminuyó a Richard Antonio en resultados anteriores, especialmente La Vuelta a España del 2020, donde batallaba mano a mano con un Primož Roglič que iba arropado por su equipo (Jumbo-Visma), a diferencia del ecuatoriano, que empezaba a arreglárselas a solas a falta de 25 o 20 kilómetros de meta. Mirar a Pavel Sivakov en la Etapa 19 soltar a Carapaz faltando apenas un kilómetro, daba las garantías de que el equipo, para este Giro, sí logró equiparar los esfuerzos que se le exigen a su líder. Si “La Locomotora” se vació en los últimos 4 km de la Etapa 20 en La Marmolada no fue cuestión de sus gregarios, con quienes manejó la carrera por más de 3.300 km.

La incertidumbre: Sin afectar demasiado la concentración del Ineos Grenadiers, o al menos disimulándolo muy bien, el Giro 2022 estuvo decorado por las permanentes informaciones (no rumores) de la casi inminente salida del medallista olímpico para diciembre, cuando se cumple su segundo y último año de contrato. Richard Antonio sigue escalando en el ranking de los ciclistas mejor pagados del planeta y su pase se ha disparado por los cielos. No solamente es su incuestionado talento sino también una coyuntura internacional que lo coloca, junto a Egan Bernal, como el mejor ciclista latinoamericano en un mercado de cerca de 70 millones de personas, entre ecuatorianos y colombianos, regados por el mundo. Una creciente estadística de consumo en redes sociales de contenido ciclístico se ha concentrado en Sudamérica, por lo que los mejores equipos del planeta han vuelto la mirada a nuestros corredores para dinamizar la rentabilidad de sus inversiones: Movistar Team, EF Education Easypost, Team Arkea – Samsic son los candidatos a vestir el próximo año a un Carapaz que busca un liderato indiscutido en su futuro equipo, privilegio que difícilmente lo podrá adquirir en el británico Ineos Grenadiers.

Richard Antonio vuelve a un podio y eso es fantástico, pero también un logro opacado por haber perdido el primer lugar casi al final de la competencia. Solo me queda decir gracias por este extraordinario mes en el que un ciclista nos tuvo pegado a las transmisiones y los resultados del Giro; no se ganó, pero se lució y nuestro deporte nuevamente está en lo más alto. Vienen nuevas oportunidades y con este ejemplo también nuevos ciclistas, por lo tanto, el deporte de mayor éxito actualmente en nuestro país tiene un largo aliento, con nuevas conquistas y también frustraciones, porque así mismo es.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES