miércoles, diciembre 1, 2021
Inicio DEPORTES Las 5 lecciones de la Copa América

Las 5 lecciones de la Copa América

- Advertisement -

Por Andrés Luna Montalvo.

Opinión.- Terminado el evento de selecciones más importante de la región, quedan algunas conclusiones que bien vale enumerarlas de cara a lo que le resta a Gustavo Alfaro para salvar el proceso que se le encargó el pasado agosto de 2020. No conseguir ni una sola victoria en el certamen y seguir buscando excusas para los reveses de la selección de fútbol volvió a ser la tónica, en lo que parece una tradición de malas presentaciones que cada vez se vuelven más incómodas tras el repunte de otros equipos a los que, equivocadamente, alguna vez vimos por encima del hombro.

1.- La realidad de Ecuador se asemeja más al 0-3 contra Argentina que al 6-1 frente a Colombia: Los magníficos resultados conseguidos ante Uruguay (4-1) y Colombia en la Eliminatoria, crearon un espejismo que, afortunadamente, se ha ido desvaneciendo con el peso de la realidad. La potencia, velocidad y sorpresa con la que encaramos esos dos juegos fue incontenible para esos adversarios, pero no es un ritmo que puede sostenerse al largo plazo. El fútbol no solo es velocidad y desbordes, se necesita buena técnica para ejecutar variantes, y cuando tu juego es conocido, los directores técnicos pueden neutralizarlo. El mejor ejemplo fue la derrota ante Perú.

2.- Las soluciones parches no cambiarán significativamente a la selección: “Que convoquen a Damián Díaz, mejor a Pedro Pablo Perlaza, por qué llaman a Leonardo Campana, Juan Cazares puede ser un buen cambio, ¿qué pasa con Byron Castillo?”. Lo cierto es que Ecuador no tiene ahora jugadores que realmente puedan darle un cambio significativo al juego. El lateral de Barcelona no es mucho más que el lateral de Liga Deportiva Universitaria y el delantero de Independiente del Valle no tiene nada que envidiarle al de Emelec. No hay cracks, no hay jugadores que puedan codearse con la élite que brilla durante años en los equipos top de Europa contra los que nos enfrentemos tanto en Copa como en Clasificatorias. Quizás los haya en el corto plazo, pero ahora ninguno es mucho más que el otro como para pensar que un futbolista tiene el giro de 180 grados para la selección.

3.- Ecuador debe jugar en Guayaquil: Cuando los resultados son adversos cualquier excusa o solución es atendible. Luego de la derrota ante Perú en la fecha 08 de Eliminatorias, volvieron las versiones de que el equipo debe jugar en el llano, donde se sienten mejor sus convocados. Las ventajas competitivas de la altitud están más que comprobadas, tres Mundiales avalan a Ecuador; un empate del Olímpico Atahualpa era un tesoro para cualquiera de las nueve selecciones que compiten contra nosotros. La Copa América nos ha restregado en la cara que un equipo limitado no gana fácilmente ni a nivel del mar ni en las faldas de una montaña. De todas formas, si la solución para el resto de las Eliminatorias es mudarse a Guayaquil porque ahí podemos correr más, pues que se haga, nuestros rivales, al menos al principio, lo agradecerán.

4.- Con Alfaro, con Bielsa o con Guardiola: El seleccionador es el encargado de escoger a los mejores futbolistas del país y armar un buen equipo para competir en los torneos que le corresponda. La pesca de futbolistas en Ecuador no es abundante y ninguno de ellos luce en la Liga Inglesa, la Española, la Italiana o en Alemania. A los ecuatorianos hay que rastrearlos con lupa en equipos de segundo orden de Europa o en México, por lo tanto, no marcará una gran diferencia lo que haga Gustavo Alfaro o cualquier otro entrenador. En descargo del argentino, nos queda la tranquilidad de tener a un profesional de primera línea al frente del equipo, un tipo educado y respetuoso del entorno, cosa que no hemos podido presumir desde que a Reinaldo Rueda lo echamos por la ventana en julio de 2014.

5.- La frágil institucionalidad: Cuando a Francisco Egas le hicieron un “golpe de estadio” seis de los nueve integrantes de su directorio, pudo sostenerse gracias al salvavidas que le lanzó la Conmebol, por lo tanto, lo poco o mucho que hoy pueda gobernar, se lo debe al organismo sudamericano. Cuando varias Asociaciones, directores técnicos y futbolistas criticaron la organización de la Copa América en Brasil, como uno de los epicentros más mortales de la pandemia, él fue uno de los primeros en defenderla. La distancia que mantiene con la LigaPro ha hecho que el margen de maniobra de la Federación se reduzca al mínimo, y el mínimo es la selección nacional, a la que terminar un torneo sin victorias y con más desilusión que expectativas, no le hace ningún bien.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CONCURSO COPRODUCTORES 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES