martes, diciembre 7, 2021
Inicio DESTACADOS ¿La palabra del Presidente Lasso está en juego, si no se incrementa...

¿La palabra del Presidente Lasso está en juego, si no se incrementa USD25 al salario básico?, un análisis entre empleador y trabajador

- Advertisement -

Ambos representantes consideran necesaria una reforma al Código de Trabajo, aunque difieren en el contenido.

Rodrigo Gómez de la Torre, representante de los empleadores ante el Consejo de Salarios y Trabajo y Jaime Arciniega, dirigente sindical, analizaron cómo debería ser el incremento del salario básico unificado para el 2022. El debate se centra en la oferta de campaña del presidente de la República, Guillermo Lasso, de que alzaría el sueldo a USD500 a lo largo de los cuatro años de su gestión.

Para Arciniega la palabra del mandatario está en juego, una vez que adquirió un compromiso con los trabajadores, tomando en cuenta que muchos ciudadanos votaron por su propuesta precisamente por el alza en los salarios; lo que significaría que este año se debería incrementar al menos USD25.

“No podrá haber mayor devaluación de la palabra del Presidente, si el incremento es menor a $25, porque eso es engañar a la población y dejar de lado esa expectativa de ecuatorianos que votaron pensando en aquello”.

De la Torre, detalló que la reunión del Consejo de Salarios, ocurrida el martes 23 de noviembre, fue tensa precisamente por la oferta de campaña del Jefe de Estado y en ese sentido resaltó que si bien se comprometió en alzar a USD500 hasta finalizar su periodo, no dijo cómo lo haría y cuánto debería ser cada año: “Por ende puede modificarse y estamos conscientes en ese ofrecimiento de campaña”.

De ahí que, aseveró, el sector de los empleadores buscan que se tome en cuenta la fórmula establecida en el Código de Trabajo para determinar el alza, es decir que vaya de acuerdo a la inflación: “Si bien discutimos el Salario Básico Unificado, lo fundamental que debemos discutir es la generación de empleo pleno, porque más de 5.7 millones de ecuatorianos no tienen salario ni empleo”.

Para el representante de los trabajadores, el método de cálculo es caduco porque incluso en el mejor momento de las empresas, nunca se reconocerá que se puede incrementar más de lo que arroja una fórmula, de ahí que manifestó la necesidad de reformar el Código de Trabajo, para que el alza también pase por el análisis político de cubrir las necesidades básicas de la familia: “En su momento vamos a tener que empujar ese tema, no será en este Gobierno de derecha sino en otro más social”.

El empresario puntualizó que los incrementos anteriores al 2016 fueron más de carácter político, que técnico, provocando una perdida sostenida de empleo pleno, por ello, dijo, se debe pensar en reformar la normativa pero no con temas que compliquen la contratación.

Frente a ello, el trabajador indicó que ese mismo discurso tuvo el sector empleador en el 2006 cuando se incrementó en USD21 advirtiendo que las empresas cerrarías: “Pero las empresas persisten y fue bueno porque la gente recuperó el poder adquisitivo, no hubo pérdida de empleo”.

De la Torre instó a reconocer a que el 98% del sector empresarial perdió duro y fuerte durante la pandemia y que incluso el sector exportador pagó costos impresionantes para seguir operando, en ese sentido mencionó que según los cálculos del INEC las familias tienen ingresos totales por USD740 que va por encima de la canasta básica, sin embargo, dijo, que el sector empresarial respetará la resolución final del Consejo de Salarios.

Arciniega cuestionó el cálculo del Banco Central y el INEC sobre el 1.6 de perceptores por cada familia, pues señaló que se debe tomar en cuenta la pandemia y cómo esta provocó el desempleo de miles de personas. Para el representante de los trabajadores, el planteamiento de los  empleadores será de un alza de USD 5 o USD 4, lo cual  sería contraproducente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CONCURSO COPRODUCTORES 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES