sábado, mayo 28, 2022
Inicio DESTACADOS La inseguridad es producto de la desinstitucionalización impulsada por Lenín Moreno en...

La inseguridad es producto de la desinstitucionalización impulsada por Lenín Moreno en complicidad con Lasso: Rafael Correa

- Advertisement -

Esto es fruto de la destrucción, no es casualidad, no son las leyes, no nos engañemos, ya está reglamentado el uso progresivo de la fuerza (…) Ellos saben cuál es el problema pero no quieren reconocer lo que hicieron, agregó.

Rafael Correa, expresidente de la República, recordó que cuando salió del poder los homicidios bajaron de 18 a 7.5 por cada cien mil habitantes, lo que ubicó a Ecuador en uno de los países más seguros de la región.

 “En el 2017 se dijo que se debe continuar con la política de seguridad para llegar a 2 por cada cien mil habitantes (…) con esa tendencia y  la dirección podíamos llegar a ser el país más seguro (…) Pero todo lo destruyó Moreno con complicidad de Guillermo Lasso y la prensa e incluso hasta ahora Lasso no ha hecho nada”.

Destacó que la inseguridad es producto de la desinstitucionalización, cuando el exmandatario Lenín Moreno eliminó el Ministerio de Seguridad, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Justicia, agrupándolo en el Ministerio de Gobierno que hoy en día es todólogo.

“Pusieron la corruptela en cargos claves, repartieron el sistema de rehabilitación social y lo maneja las mafias”

Instó a la gente a no dejarse engañar, pues no se trata de colocar más leyes o reformar normativas, pues incluso el uso progresivo de la fuerza ya está reglamentado.

“Saben cuál es el problema pero no quieren reconocer lo que hicieron con el país y la institucionalidad, antes Quito, Ambato y Cuenca estaban entre las 10 ciudades más seguras de la región”.

Subrayó que el subdesarrollo no se puede superar con los altos niveles de violencia e inseguridad: “La diferencia en calidad de vida con países en vías de desarrollo, no es la riqueza material sino la seguridad que viene de la equidad de crear armonía social”.

“Hemos perdido el bien público que es la seguridad”.

Reprochó como es que el odio político, le llevó a Moreno a destruir la institucionalidad para entregarle a María Paula Romo el poder y por ende colocar a funcionarios obsecuentes que sirvan como instrumento para perseguir y no para hacer la labor que les correspondía.

“¿Queremos superar el subdesarrollo? Superemos el odio, pensemos con razón y corazón, veamos datos y veamos las cifras de corrupción y de seguridad”.

Criticó que incluso se haya destruido Senplades donde había una visión de país a través de un Plan de Desarrollo, y es precisamente ahí donde se encontraba la importancia de las UPC’s como puntos estratégicos de cercanía directa con los barrios: “Porque ahí la propia gente sabe dónde están los delincuentes, todo ese sistema lo destrozaron”.

“Ódienme si les da la gana pero no pierdan la racionalidad, visión y evidencia, y ahí está visión global, plan de desarrollo e institucionalidad”.

Además mencionó que en las cárceles existían las universidades, es decir un privado de libertad tenía la oportunidad de superarse y conseguir un título de tercer nivel, manteniendo su mente ocupada: “No estaba preocupado de realizar motines y matar al otro”.

Resaltó que en este proceso la inteligencia es clave, es decir los cuatro servicios que actuaban independientemente como la Policía, Fuerza Terrestre, Fuerza Aérea y Marina, se fusionaron para prevenir delitos: “Con ese proceso se desarticularon cerca de 4.000 pandillas, fue gracias al trabajo de inteligencia, pero todo se destrozó y ahora lo que han hecho es usarlo para perseguir opositores políticos”.

Lamentó que por soberbia el actual Gobierno de Guillermo Lasso prefirió mandar una ley, en lugar de retomar todo el trabajo bien hecho que se hizo en su régimen: “El problema es la falta de acción”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES