sábado, julio 2, 2022
InicioDESTACADOSEl desgarrador secuestro de Nelson Serrano y su tortura en el corredor...

El desgarrador secuestro de Nelson Serrano y su tortura en el corredor de la muerte en EE.UU.

- Advertisement -

Era 31 de agosto de 2002 y a Nelson Serrano -recuerda su hijo, Francisco- lo metieron en una jaula de perros, en el área canina del viejo aeropuerto de Quito, lo golpearon, humillaron y se lo llevaron, sin papeles, a Estados Unidos.

Punto Noticias. Cuando Francisco Serrano habla sobre la detención de su padre, el 31 de agosto de 2002, deja en claro que fue un secuestro. El preso más longevo en permanecer en el corredor de la muerte de Estados Unidos es ecuatoriano. Se llama Nelson Serrano y todos sus derechos han sido vulnerados durante estos casi 20 años.

No lo ubicaron en una celda de inmigración, Nelson fue llevado a una oficina donde Víctor Hugo Olmedo, intendente de Policía de Pichincha de ese entonces, trató de hacer un proceso para decir que lo estaban deportando, alegando que no es ecuatoriano. Era 31 de agosto de 2002 y a Nelson Serrano -recuerda su hijo, Francisco- lo metieron en una jaula de perros, en el área canina del viejo aeropuerto de Quito, lo golpearon, humillaron y se lo llevaron, sin papeles, a Estados Unidos.

Hoy, cumple cuatro condenas de muerte en el Estado de Florida por un crimen que no cometió. Francisco Serrano conversó con Radio Pichincha y narró el secuestro y posterior tortura de su padre, Nelson.

Era verano de 2002, la familia Serrano salía de comer de un restaurante de Quito. Cerca de las 17h00, seis hombres, armados con metralletas, lo apuntan y lo meten a un carro polarizado. “El preguntó por qué lo detienen. Los hombres mostraron un papel y se fueron”, comentó.

Su madre tomó un taxi y lo siguió hasta un edificio que era el de inmigración. Buscó respuestas sobre la detención de Nelson, pero como era sábado por la tarde le dijeron que debe esperar hasta el domingo.

“Lo que pasó es que eran policías fuera de su jornada, que fueron coimados por un fiscal de Florida y con la ayuda de un funcionario de la Embajada de Estados Unidos, Jorge Pastor Peñaherrera”, narró Francisco.

No lo pusieron en una celda de inmigración, lo llevaron directo a la oficina de Víctor Hugo Olmedo, intendente de Policía de Pichincha de ese entonces, quien realizó un proceso por supuesta deportación, alegando que no es ecuatoriano. “Lo llevaron y lo metieron a una jaula de perros, en el área canina el viejo Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito. Lo golpearon. Le metieron una paliza”, relató.

El domingo, 07h00, obligaron a Nelson Serrano a abordar un vuelo sin documentos, sin pasaporte. “Al ver que estaba ensangrentado, la azafata dijo que no podían llevarlo así, pero el detective de Florida habló con el capitán del vuelo y lo dejaron ingresar”.

¿Por qué las autoridades de Estados Unidos buscaban a Nelson Serrano?

Querían extraditar a Nelson para llevarlo a un juicio por homicidio de cuatro personas, que ocurrió en las oficinas de su antigua empresa. Este hecho sucedió en 1997. Nelson era un exsocio de esta empresa, por lo que fue el primer sospechoso, así como su hijo Francisco, quien también trabajaba ahí. “Pasaron dos años y medio en el que cooperamos y no se encontró nada”, enfatizó Francisco.

Lo que ocurre, relató, es que en el año 2000, el fiscal general del Distrito estaba por ser reelegido y los republicanos lo veían como alguien débil porque no cerró el caso de este crimen, que es uno de los más horrorosos de la historia de Florida Central.

En la desesperación, las autoridades a cargo se inventan unas huellas digitales diciendo que Nelson estaba en el Aeropuerto de Orlando, cuando realmente estaba en Atlanta –con videos en los hoteles que pueden comprobarlo-. Pero como su padre es latino y tenía de apodo el mexicano, las investigaciones iniciales apuntaron a él porque había una pelea entre socios.

El caso renace con la falsificación de esas huellas y termina con la decisión de un jurado para que emitan una orden de arresto. Nelson Serrano ya se había jubilado y regresado a vivir su vejez en Ecuador.

“No había otra forma de arrestarlo, sino era por extradición y cuando encuentran que esa posibilidad era difícil. Cuando vieron que era más complicado decidieron detenerlo ese 31 de agosto”.

El caso de vulneración de derechos fue calificado por la Convención Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la violación de derechos más evidenciada en contra de los Estados Unidos desde que se originó la Organización de Estados Americanos (OEA).

En 2009, el Estado ecuatoriano reconoció todas las vulneraciones y quedó en nulo la deportación ilegal y se hizo una demanda a los Estados Unidos. En 2013 se presentó un reclamo contra el país norteamericano y la Comisión Interamericana sancionó a los Estados Unidos por todas las  violaciones y pidieron la liberación inmediata de su padre.

Está por cumplir 84 años y aún no es liberado. Desde su detención, pasó cuatro años en la cárcel local esperando su juicio. Allí, estuvo en una zona solitaria, donde estuvo 263 días desnudo en una celda con aire acondicionado a full, con luces de estadio prendidas 24 horas, despertándolo cada 15 minutos, con las paredes cubiertas de excremento humano. Tiene que someterse a una operación de cadera y no puede caminar bien. Para ir al doctor le esposan los pies y manos y prefiere no ir porque le provoca mucho dolor caminar de esa forma, cuando deberían trasladarlo en silla de ruedas.

En 2006 fue su juicio y lo encontraron culpable, sin evidencias, sin poder probarlo. Francisco reclama que escondieron pruebas de un arma,  muestras de ADN de un latex usado por el asesinado, que no era el de su padre. “Escondieron testimonios de otras personas. Uno de los testigos que estaba ahí con los asesinados ese día confiesa que estuvo ahí, pero la Policía lo guardó. La teoría fue que mi padre actuó solo y mató a estas cuatro personas con un calibre 22, 32 y 30”, relató.

Situación actual

El racismo ha provocado varios llamados de atención al Estado de Florida por llevar a personas al corredor de la muerte únicamente por ser latino o negro. En este Estado, dijo, tienen el peor sistema de justicia de los Estados Unidos. En los más de 40 años han ejecutado 99 personas y han exonerado del corredor de la muerte a más de 30. Tienen la tasa más alta de exonerados de la pena muerte porque sus casos son marcados por el racismo.

“La gente negra o latina van al corredor de la muerte directo, mientras que la gente blanca, con el mismo crimen, los dejan libres”. Por ello, la Corte Suprema de Estados Unidos encontró que en la Florida actuaban inconstitucionalmente en los casos que terminaban con penas de muerte, por lo que, de los 454 personas del corredor de la muerte, más de 300 personas, en las que sus sentencias no fueron unánimes, entraban en un proceso de resentencia.

Nelson Serrano es parte de ese grupo y ahora debe esperar a que la Corte de Florida fije una fecha para este trámite, en el que entra como culpable. Una vez que tengan este dictamen en firme, podrán apelar en la Corte Federal. Francisco teme que su avejentado padre no tenga el tiempo suficiente para poder salir en libertad.

Están en la espera de la audiencia desde 2017 y probablemente sea para 2022 o 2023. “Mi padre tiene 83 años, el más viejo del corredor de la muerte, una salud débil y posiblemente no llegue, se muera y no llegue a la Corte Federal”, lamentó.

Como el caso será televisado, Florida no quiere otro llamado de atención por llevar a negros o latinos a la pena de muerte sin las pruebas que ameriten esa decisión. Por esta razón, Francisco cree que están aplazando la fecha para la resentencia de su padre.

“No sé cómo mi padre ha aguantado todos estos años. Tiene esperanza que la verdad algún día lo va liberar. Es un ejemplo por todo lo que ha sufrido, no solo porque le quitaron su libertad, sino por el abuso que, hasta hace tres semanas, sufrió”.

Esperanza

Hay un mecanismo que podría sacarlo de esa prisión antes de todo el proceso que podría tomar la resentencia y posterior apelación en la Corte Federal.

“El Ecuador tiene el alcance, tiene el poder, tanto como hizo Italia, España, Inglaterra, que ha peleado por sus ciudadanos para regresarlos a su país. Hay mecanismos diplomáticos que puedan solucionarlo”, explicó Francisco, al pedir al Presidente Guillermo Lasso que se haga cargo de este tema.

Dijo que han hablado con el canciller Mauricio Montalvo, el procurador general y con la secretaría de Derechos Humanos y espera que exista realmente una voluntad política para traer a su padre.

En 2009, recordó, el ministerio de Gobierno y de Justicia se comprometieron ante la CIDH a reparar esta situación y, parte de eso, era defender a Nelson Serrano. “Es una obligación nacional. Los ministros de justicia nos han ayudado, pero nunca llegaron a tomar el liderazgo, pese a que fue violada su soberanía, sus leyes”.

Con un suspiro que se desvanece a través de la pantalla, Francisco exige las demandas correspondientes ante Estados Unidos para que su padre regrese, aunque dice: “la justicia ya no es justa y no hay control”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES