martes, diciembre 7, 2021
Inicio DESTACADOS Campos de fresas dan vida a víctimas del conflicto armado

Campos de fresas dan vida a víctimas del conflicto armado

- Advertisement -

El municipio de Cumbal, en Nariño, se encuentra en la zona fronteriza con Carchi.

Punto Noticias.- El proyecto “Aymaray, tiempo de cosecha”, es una oportunidad para la población víctima del conflicto armado en el municipio de Cumbal (frontera con Tulcán, Carchi). Este territorio colombiano, que padeció el rostro más cruel de la violencia (asesinatos, secuestros, intimidación, obligación de cooperar con los grupos irregulares), ahora ve en el sembrío de fresas una esperanza de vida y reconciliación con el prójimo.

Para el proyecto, se implementó un invernadero de 600 metros cuadrados, con criterios agroecológicos. Son 16  familias, con un total de 67  personas, quienes se benefician de esta iniciativa que ayudará a diversificar sus fuentes de ingresos.

El proyecto tiene capacidad para 4.200 plantas de fresa de variedad Albión. Las plántulas se las siembran en surcos de tierra, con sistema de riego solar por goteo dosificado. Este proceso garantiza el aprovechamiento óptimo del agua y los biopreparados. Además, el invernadero tiene proyección de producir 400 kilos mensuales, durante un periodo de tres años, garantizando rentabilidad y confianza en la población.

Pahola Narváez, coordinadora de «Aymaray», indicó que esta actividad tiene un alto impacto. «La gente puede sustituir la siembra de cultivos ilícitos, por proyectos que realmente son viables financieramente. Este proyecto lleva ya tres años, y ya ellos, con su esfuerzo, con su buen manejo financiero de las fresas, van a conseguir tres invernaderos más».

Y agrega que «Aymaray» nació en una filial pequeña, en la Unidad Municipal de Ipiales, de la Cruz Roja Colombiana, que dirige Germán Escobar Caicedo. «Sería maravilloso que se pueda replicar este proyecto en otras zonas conflictivas de cualquier país».

Conflicto

El  conflicto armado en  Colombia no fue  ajeno al municipio de Cumbal. En los años noventa, este territorio fue escogido por grupos armados, como lugar estratégico para su asentamiento. La ubicación geográfica y el relieve del territorio era ideal para movilizarse sin ser detectados.

Pese a que el Gobierno de Colombia firmó la paz con las FARC, en septiembre de 2016, aún se percibe la presencia de grupos disidentes, que intimidan a los pobladores con extorsión, asesinatos de sus seres queridos o amenazas de desaparecerlos.

El panorama, sin embargo, se volvió más conflictivo en este sector fronterizo. Con la pandemia y el cierre del Puente de Rumichaca, cerca de 46 rutas ilegales se abrieron entre Ecuador y Colombia. Y en estos lugares, las personas que actúan al margen de la ley, son quienes controlan los senderos.

Yaco Martínez, gobernador del Carchi, señaló que con la reapertura del Puente de Rumichaca, este 1 de diciembre, las trochas no desaparecerán por el contrabando de objetos que existe en la zona.

“Los pasos informales seguirán ahí, hay mucha gente que desconocía de estos pasos y ahora los han usado de manera habitual, pese a existir inseguridad, delincuencia organizada, pero la gente corre ese riesgo en toda la zona”, indicó.

El lugar

El Municipio de Cumbal está conformado por nueve veredas, dentro de las cuales se encuentra la Vereda Cuaical, donde se encuentra la población beneficiada con el proyecto. Ahí residen 1.300 habitantes indígenas, que trabajan, principalmente, en la producción de leche, papa y arveja.

Sus vías de acceso son difíciles, sobre todo en épocas de invierno. El agua empozada transforma en un fango interminable la ruta y muchos carros se quedan atascados en medio de la nada. Según Google Maps, el tiempo de recorrido entre Rumichaca y Cumbal es de apenas una hora.

Si bien el proyecto ha traído un nuevo aire a toda la comunidad, se teme que el plan pueda quedar en un simple anhelo, por los nuevos peligros. Sin embargo, la ilusión de revitalizar la tierra (que sufre tala de bosques, destrucción de páramos, desaparición de flora y fauna), y la ilusión de reactivar la economía de la comunidad, con una labor pura, sana y transparente es lo que no les hace bajar los brazos a los campesinos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

CONCURSO COPRODUCTORES 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

DEPORTES