Venezuela exige en Consejo de Derechos Humanos cese de mentiras

Ginebra, 23 sep (Prensa Latina) Venezuela demandó hoy al Consejo de Derechos Humanos de la ONU el cese de las mentiras y del uso de una supuesta misión verificadora para agredirla, la cual hace el juego a la injerencia estadounidense.

El embajador Jorge Valero rechazó el informe presentado en el 45 Período de Sesiones del Consejo por la Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos en Venezuela, a la que calificó de fantasma y de pertenecer al Grupo de Lima, una iniciativa creada para atacar a la Revolución Bolivariana.

De acuerdo con el diplomático, el Consejo tiene dos caminos, el de mantener en el terreno la presencia de una Oficina del Alto Comisionado reconocida por la cooperación o el de seguir con la misión del Grupo de Lima, a la que acusó de actuar en sintonía con los planes intervencionistas del presidente Donald Trump.

En ese sentido, recordó que el órgano de 47 miembros tiene el mandato de garantizar la objetividad, la universalidad y la no selectividad en el tratamiento de los derechos humanos.

Valero denunció el derroche de tres millones de dólares de la ONU para el trabajo de una misión que manipula y utiliza las fuentes convenientes para mentir sobre la realidad de su país, cruzada convertida en un negocio por organizaciones no gubernamentales y otros sectores.

Pedimos a la Alta Comisionada (Michelle Bachelet) informar a este Consejo en qué gastó el dinero una misión fantasma, que en la práctica obstaculiza el trabajo de la Oficina en Caracas, el cual debería reforzarse, subrayó después de la intervención de la jefa del grupo, Marta Valiñas, quien mencionó supuestas violaciones de los derechos humanos por fuerzas de seguridad venezolanas.

Para el diplomático, no pueden verse estas falsas acusaciones separadas de la reciente gira del secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, por países limítrofes con Venezuela, periplo destinado –acotó- a concertar acciones para derrocar al presidente legítimo Nicolás Maduro.

Estos planes incluyen la posibilidad de una invasión estadounidense, con la complicidad de los gobiernos títeres de Brasil y Colombia, alertó.

Valero insistió en que el diálogo y la cooperación son el camino para abordar los temas sobre derechos humanos, y afirmó que Caracas está comprometida con esa posición.

mem/wmr