Vendedores de un centro comercial de Tulcán solicitan a las autoridades la reapertura de sus locales

Foto: El Comercio

La capital de Carchi se mantiene en semáforo rojo desde el pasado 13 de enero. Los comerciantes piden trabajar y realizaron un plantón. 

Punto Noticias.- A pesar de que Tulcán, en Carchi, sigue en semáforo rojo, los vendedores del Centro Comercial Popular protagonizaron un plantón, para pedir la reapertura de sus locales.

Este 21 de enero, se cumplió el noveno día del cambio de del semáforo epidemiológico de color amarillo al rojo.

Con la consigna “queremos trabajar”, las personas recorrieron las calles céntricas de la urbe fronteriza con Colombia. Llegaron hasta las inmediaciones del Municipio de Tulcán en busca de un diálogo con las autoridades que un día antes, en reunión del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal, negaron la reapertura progresiva de los locales de este centro comercial.

Los comerciantes hasta elaboraron un protocolo de bioseguridad que planteaba funcionar con un 30% de la capacidad de aforo.

Roger Estrada, presidente del Centro Comercial, señaló que la propuesta también contemplaba modificar el horario de atención de 08:00 a 15:00. Pero, no tuvo acogida.

El vicealcalde Guillermo Cadena dijo que la mayoría de los integrantes del COE cantonal decidieron no autorizar la apertura del Centro Comercial Popular. Sin embargo, anunció que se convocará a una nueva reunión para definir un protocolo de una futura reapertura.

Geovanna Polo, directora de Gestión Ambiental y Riesgos, aseguró que se han reforzado los operativos de control con otras instituciones.

Sostuvo que en Tulcán la actividad comercial no está totalmente suspendida y que los establecimientos como farmacias, telefonías, ferreterías, bancos y cooperativas pueden atender respetando el 30% del aforo.

Los restaurantes, igualmente, están autorizados para laborar. Pero no pueden recibir clientes, porque el servicio es solo para llevar.

Algo similar ocurre con locales como vidrieras y talleres de reparación mecánica, que están trabajando, pero no permiten el ingreso de personas ajenas a la actividad.

Mientras que en los locales de ropa, bazar y floristería pueden realizar las ventas únicamente a través de la Internet.

Fuente: El Comercio, redes sociales