Unión Europea da la espalda a Donald Trump y busca una revisión de relaciones con EE UU

La Unión opta por esperar el resultado de las presidenciales de noviembre para la redefinición. Esto tras las protestas contra el racismo que también se han tomado Europa.

 

Punto Noticias: La mayoría de los líderes europeos, con la canciller alemana Angela Merkel en lugar destacado, parecen decididos a dar la espalda al 45º presidente de EE UU al menos hasta que se dirima su posible reelección en los comicios del 3 de noviembre. A partir de entonces, los Veintisiete buscarán una redefinición de la relación con la potencia americana.

Europa da por amortizado el primer mandato de Trump (2016-2020) y no parece dispuesta a malgastar capital político en entenderse con un líder estadounidense cuya popularidad en el Viejo Continente ha caído a mínimos por su descarnada respuesta a los disturbios provocados en protesta por la muerte de George Floyd tras ser retenido en el suelo por un policía.

Con manifestaciones en contra del racismo en muchas capitales de la Unión Europea, las cancillerías del viejo continente parecen decididas a congelar, o al menos poner al ralentí, las relaciones con Washington durante los cinco meses que faltan hasta las elecciones en EE UU.

“No cabe duda de que la relación transatlántica necesita de urgentes reparaciones”, reconoce la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. En solo tres años, EE UU ha pasado de ser el brazo protector del Viejo Continente a convertirse en el ariete que amenaza con derribar el orden multilateral en el que ha crecido y prosperado la Unión Europea

La mayoría de las capitales europeas son conscientes de que la revisión de los lazos con Washington será inevitable. Pero creen que la solución no es una ruptura sino un nuevo entendimiento. “No podemos responder a interdependencia solo con unilateralismo”, añade González Laya. En todo caso, el replanteamiento deberá hacerse más allá del 3 de noviembre, con Trump todavía como inquilino en la Casa Blanca o con el demócrata Joe Biden si llega a desalojarle.

La eurodiputada Maria Arena considera que la Unión Europea debe mantenerse al margen del proceso electoral en EE UU, sin ejercer presión a favor o en contra de ningún candidato. Pero es partidaria de revisar la relación con Washington si Donald Trump logra un segundo mandato. “Hay que dejar claro que no se puede tratar a los amigos como si fueran enemigos, que es lo que hace el presidente actual”, señala Arena. “Trump es la ley del más fuerte”, lamenta la eurodiputada, que recuerda los aranceles esgrimidos una y otra vez contra Europa.

La ministra de Exteriores de España, Arancha González-Laya, también lamenta las continuas muestras de unilateralismo de los EE UU bajo Trump. “El caso del impuesto sobre actividades digitales es un buen ejemplo de ello. Más que castigar a quien adopte este impuesto sería más útil impulsar un acuerdo en la OCDE que asegure reglas comunes”, señala la ministra. Y recuerda que, a pesar de la beligerancia de Trump contra ese impuesto, “hoy es simplemente inaceptable que las actividades digitales escapen a la imposición y las propias empresas digitales lo entienden”. (C.D.A.)

 

FUENTE: El País