Tumbaco, Cumbayá, Nayón, Puembo y Pifo quieren separarse de Quito y formar un nuevo cantón

Imagen referencial / El Comercio

Junta Cívica exige atención por parte de las autoridades, mientras trabaja en la iniciativa.

Punto Noticias.- Formar un nuevo cantón independiente de Quito es el objetivo que persiguen los habitantes de Tumbaco, Cumbayá, Nayón, Puembo y Pifo.

Los moradores de las cinco parroquias conformaron la Junta Cívica del Valle de Tumbaco, una organización que propone esta alternativa para combatir los problemas de la zona y mejorar su calidad de vida.

Juan Fernando Serrano, presidente de esta organización, señaló que la idea comenzó a tomar forma en octubre de 2018, pero recién en marzo de 2019 la junta se constituyó de manera legal con más de 70 miembros activos.

El Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad) establece que para crear un cantón, las comunidades deben cumplir requisitos. Por ejemplo, contar con una población residente de mínimo 50 000 habitantes, de los cuales, al menos 12 000 deberán vivir en la cabecera cantonal.

Según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), entre las cinco parroquias superan los 171 400 habitantes y en Tumbaco (posible cabecera cantonal) viven no menos de 63 000.

Además, la normativa precisa que debe haber delimitación física del territorio, es decir, las parroquias deben estar juntas y deben tener al menos 10 años de creación. Las cinco parroquias cumplen esos requisitos.

A su vez, los solicitantes deben presentar informes favorables del gobierno provincial y del organismo nacional de planificación y otros documentos para finalmente contar con el apoyo, vía consulta popular, de la población que va integrar el nuevo cantón.

La propuesta legal debe ser presentada como una iniciativa del Presidente de la República para su aprobación en la Asamblea Nacional.

Según la Junta Cívica las cinco parroquias quieren independizarse porque consideran que existe un abandono de las autoridades.

Una encuesta que fue coordinada con la organización social determinó que el 76,5%, de una muestra aplicada a 380 personas, está de acuerdo con pertenecer a un nuevo cantón.

Además, el 42,57% de los consultados señaló a la inseguridad como el principal problema que tienen en las parroquias. Le siguen el mal estado de las calles con el 20,79%, la basura con el 15,84%, la falta de obras con  el 7,92%, y la mala administración con el 6,93%.

En tanto, el 65% de los encuestados consideró que la Alcaldía no le da importancia a esta zona a pesar de que su aporte por el pago del impuesto predial oscila entre USD 12 millones y USD 15 millones.

Serrano añadió que el cantón Rumiñahui, por ejemplo, cuenta con un presupuesto de USD 51,9 millones; mientras que la parroquia de Tumbaco recibe USD 1,7 millones, Nayón USD 653 000, y Cumbayá USD 447 000.

El concejal Luis Reina, miembro de la Comisión de Ordenamiento Territorial del Municipio de Quito, manifestó que lo mejor es avanzar hacia un gobierno regional antes de una proliferación de cantones.

Fuente: El Comercio, redes sociales