Testigos confirman espionaje a Assange dentro de embajada ecuatoriana

Londres, 30 sep (Prensa Latina) Dos exempleados de una empresa de seguridad española aseguraron hoy aquí que Julian Assange fue espiado dentro de la embajada de Ecuador en Londres, y la información entregada a los servicios de inteligencia estadounidenses.

La denuncia se escuchó este miércoles en el tribunal británico que ventila la extradición a Estados Unidos del fundador de WikiLeaks, a quien el Departamento de Justicia norteamericano quiere juzgar por publicar información clasificada del Ejército y la diplomacia de ese país.

Ambos testigos, que presentaron sus testimonios por escrito y de forma anónima por temor a represalias, dijeron, por separado, que el director de la compañía UC Global, David Morales, les dio órdenes expresas de espiar al periodista australiano dentro de la legación diplomática ecuatoriana.

Según el ‘testigo uno’, la empresa obtuvo el contrato de seguridad en 2015, pero el espionaje comenzó después que Morales viajó a Las Vegas en julio de 2016 para asistir a una feria comercial, y allí firmó un contrato con otra compañía propiedad del magnate Sheldom Addison, conocido por su cercanía al presidente Donald Trump.

Después de ese viaje, el directivo español reunió a sus empleados en la sede de la empresa en Jerez y les dijo que, ‘a partir de ahora UC Global jugaría en las grandes ligas’, relató.

El testigo dos alegó, por su parte, que después que Trump ganó las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, el espionaje y la recolección de información sobre Assange se intensificó, ya que Morales se obsesionó con obtener la mayor cantidad posible de datos para pasarlos a los norteamericanos.

La vigilancia incluyó la colocación de cámaras de video más sofisticadas y la instalación de micrófonos, incluso en el baño que utilizaba el periodista australiano dentro de la embajada.

El reconocido abogado español, quien forma parte del equipo de defensa internacional de Assange y fue una de las personas espiadas durante las reuniones con su cliente, presentó cargos criminales ante la justicia de su país contra Morales, quien fue detenido en agosto pasado, y luego liberado bajo fianza.

El juicio de extradición del fundador de WikiLeaks, que se reanudó el 7 de septiembre pasado después de más de seis meses de demora por la pandemia de Covid-19, debe concluir esta semana en Londres, pero la justicia británica no emitirá su veredicto hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre próximo en Estados Unidos, o el año próximo.

Mientras tanto, Assange seguirá en la prisión de máxima seguridad londinense donde fue confinado desde que el gobierno de Ecuador lo entregó a las autoridades británicas el 11 de abril de 2019.

Estado Unidos busca extraditar a Assange para juzgarlo por 17 cargos de espionaje y uno de conspiración para cometer piratería informática, que conllevan una sentencia máxima de 175 años de cárcel, por publicar entre 2010 y 2011 información clasificada sobre crímenes de guerra cometidos por las tropas norteamericanas en Iraq y Afganistán, y miles de cables del Departamento de Estado.

car/nm