Sismos en Cuba y los inquietantes recuerdos de Enero

Por Martha Cabrales Arias

Santiago de Cuba, 19 ene (Prensa Latina) El temblor de tierra del 16 último, sentido por la población en esta provincia y la de Guantánamo, trajo al recuerdo de muchos la situación sísmica anómala experimentada por la ciudad en el 2016.

El 17 de enero de ese año comenzó una etapa de importante actividad telúrica que se extendió por más de una semana, al punto de registrar ocho tan solo en esa jornada y demorar solo 11 minutos entre los dos que fueron percibidos inicialmente.

Entre ese día y el 18 de febrero ocurrieron mil 454 temblores, de ellos 38 perceptibles, incluidos uno de magnitud cinco y 11 de magnitudes entre 4 y 4,9, todos en el sector de Mar Verde, en las cercanías de esta urbe.

Exactamente un año después, un terremoto de 5.8 de magnitud en la escala de Richter sacudió la madrugada de los santiagueros y de pobladores de las restantes provincias orientales, con lo cual la evocación de un inquieto mes de enero se instaló con mayor fuerza en la memoria colectiva.

A esa circunstancia se sumaron unas 183 réplicas en la zona Pilón-Chivirico, de la franja sur-oriental, que en días siguientes se encargaron de mantener la tensión en esa porción de la geografía cubana, iniciada desde el cuatro con el primer evento perceptible del año.

Tan temprano como el día dos de enero, comenzó ‘la temporada’ en el 2018, que no fue intensa a lo largo de esos 12 meses, mientras que en el año siguiente se mantuvo una baja ocurrencia y en el primer mes no hubo sobresalto en ese sentido.

Sin embargo, el 28 de enero del 2020, un año en que la Covid-19 debutó con su manto tenebroso sobre la humanidad, tuvo lugar el sismo de mayor magnitud registrado instrumentalmente en Cuba con perceptibilidad a lo largo y ancho del archipiélago.

Ya anteriormente, uno de magnitud 4.2 se reportó el día 23, justamente al sureste de Caimanera, en la provincia de Guantánamo, al igual que se ubicó el primero del presente año.

Bajo la denominación Terremotos importantes de Cuba y el mundo ocurridos en Enero, una tabla publicada por el doctor Enrique Arango, vicedirector técnico del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), apunta ese comportamiento en diversas latitudes y desde 1905 hasta 2020.

Entre esos temblores están los de los años 2016 y 2017 en Santiago de Cuba y el de 7.8 del 2020 que remeció la geografía cubana, con la nota particular del ocurrido el 12 de enero del 2010 en Haití, con magnitud de 7.0 y el saldo terrible de 316 mil fallecidos, la mayor cifra de muertes desde 1905. Según ese reporte del Cenais, el 15 de Enero de 1944 un terremoto de 7.8 sacudió la zona de San Juan, en Argentina, donde causó 20 mil decesos.

Como si las entrañas de la tierra volvieran cada cierto tiempo por sus fueros, en la noche de este lunes 18 otro fenómeno de esa naturaleza, con magnitud de 6.4, a 43 kilómetros de la argentina San Juan y alcance hasta la vecina Chile, estremeció esas mismas tierras suramericanas.

car/mca