Ruptura de los 25 no pudo ganar elecciones por su cuenta, así que negociaron sus principios para estar junto al poder, según Ivette Celi

No todo se sostiene a partir de ideas sino de negociaciones e intereses y ahí recae la gestión de Ruptura a partir de la venganza, el odio y la revancha, agregó.

Ivette Celi, historiadora y académica, señaló que Ruptura de los 25 apareció en el ámbito político en el año 2008 con un ánimo de ímpetu de la juventud que pretendía generar un cambio, sin embargo ese ideal y teoría fresca de generar una política pública inclusiva les llegó hasta el 2010.

“Tuvieron la posibilidad de dignificar el oficio político y cambiarlo. Veníamos de dos o tres décadas que eran complejas en términos políticos, Presidentes cada seis meses o año y ellos prometían dignificar el oficio político”.

La experta indicó que lamentablemente no todo se sostiene a partir de ideas sino de negociaciones e intereses y es ahí donde, a su criterio, recae Ruptura de los 25 a partir de la venganza, odio, revancha y todo lo contrario de lo que querían, para ganar espacios de poder que no pudieron obtener en el Gobierno anterior, ni ganando elecciones.

“Nuestros examigos de Ruptura que se veían tan amigables y progres, venían de una condición socioeconómica que se acercaba a pensamientos distintos y teorías distintas pero eso no les significa salir de esos espacios de confort para generar el cambio que prometían”.

Remarcó que María Paula Romo, Juan Sebastián Roldán y todo su acólito se dedicó a hacer negociaciones sin importarles romper principios lo que hace que se mantengan en puestos decisivos dentro del régimen, pues incluso, dijo, que la exministra no se desapegará del Gobierno de Lenín Moreno por esa adicción al poder, sino que el cambio será que su perfil será bajo.

En cuanto al régimen y su estrategia, Celi resaltó que no cambiará lo cual se demuestra con la designación de un policía al mando del Ministerio de Gobierno, dando una señal de que se viene más represión: “O si no aguantaron a una represora, ahora aguántense a éste, ahora si les vamos a dar palo para que sepan lo que realmente es recibirlo”.

A criterio de la académica, el informe de gestión de Romo será una hoja de Excel de cuentas por cobrar: “Por los trapitos que se tienen guardados de unos y otros, que son los que van a permitir que el Gobierno termine de hacer lo que comenzó. Lo vimos con (Andrés) Michelena, y (Luis) Vivanco de la Posta”.