Romo piensa que los privados de libertad deben permanecer en la cárcel, a pesar de la crisis sanitaria

Foto: Referencial

La funcionaria señaló que los internos están pagando una deuda con la sociedad.

Punto Noticias. La ministra de Gobierno, María Paula Romo, confirmó que el director nacional del Servicio Nacional de Atención a Personas Privadas de la Libertad (SNAI), Edmundo Moncayo, también dio positivo para coronavirus, ha tenido síntomas leves, se encuentra bien y recuperándose en su casa.

En este contexto, Romo, en declaraciones a un medio de comunicación, señaló que las cárceles merecen una atención especial en época de emergencia, para precautelar la seguridad y la integridad de quienes están ahí adentro. Pero, resaltó que ellos están pagando una deuda con la sociedad y tienen que cumplir sus sentencias.

La anterior semana, los asambleístas del grupo parlamentario por los derechos humanos, de los cuales 12 eran del bloque de la Revolución Ciudadana, se reunieron, de manera virtual, para hablar con el defensor del Pueblo, Fredy Carrión, y exponerle la preocupación sobre la situación del exvicepresidente Jorge Glas, en el CRS de Cotopaxi, en Latacunga, donde cumple una sentencia de seis años de reclusión menor, por el delito de asociación ilícita relacionada a la trama de corrupción de Odebrecht.

Marcela Olguín y Liliana Durán aseguraron tener denuncias de que ya existen casos de contagio con coronavirus en las cárceles del país.

«Creo que la pretensión del correísmo de sacar a sus compañeros con este pretexto, pues esa estrategia va por otro lado con la que el Gobierno no comulga», declaró la funcionaria.

La secretaria de Gobierno aseguró que el SNAI adoptó protocolos especiales para proteger la salud de quienes están internados en los diferentes centros de rehabilitación social (CRS) del país, en reconocimiento de la responsabilidad que tiene el Estado respecto a la salud de los privados de libertad.

Según Romo, se habrían tomado las precauciones necesarias en materia de higiene y temas sanitarios, incluso desde antes de que el país ingrese en el aislamiento. Aseguró que desde antes de la emergencia ya estaban muy restringidas las visitas y se realizaban controles de salud a visitantes y funcionarios, para evitar la entrada del virus a los centros penitenciarios.

Desde que se dispuso la emergencia sanitaria a nivel nacional, para evitar la propagación de casos con coronavirus, en el sistema penitenciario ecuatoriano hubo dos motines. El primero en la provincia de Sucumbíos, que fue controlado en pocas horas; el segundo en el CRS de Ibarra, en Imbabura. En este último caso, dos internos fugaron, pero horas más tarde fueron capturados.

Fuente: El Universo.