Robo de autopartes crece en Quito

Imagen referencial

Según las autoridades los sectores más afectados serían los barrios del norte de la ciudad y el Valle de los Chillos.

La Fiscalía General del Estado durante este 2020 receptó más de 3.000 denuncias por robos de partes de los vehículos, siendo Pichincha la provincia más afectada con 1.370 casos, la mayoría registrados en Quito.

Policía Nacional y Fiscalía incautaron grandes cantidades de radios, espejos, limpiaparabrisas, baterías y cerebros de los automóviles, durante la emergencia sanitaria, a varias bandas delictivas.

Las autoridades consideran que este delito fue uno de los que más rápido volvió a la “normalidad”. Solo en agosto se registraron 517 denuncias por el robo de accesorios, 181 menos que un mes antes de la emergencia sanitaria en el país.

Los modus operandi de estos delincuentes son distintos, según los investigadores, algunos ingresan a los parqueaderos de las casas y sustraen partes como baterías o llantas de emergencia. Por otro lado, existen bandas que se movilizan en autos con placas adulteradas para distraer a los policías, los ladrones se aprovechan de autos que están solos y en lugares despejados, para poder robar sus partes.

La modalidad de esperar un descuido de los choferes para robar alguna parte del vehículo se conoce como “estruche”, según cifras oficiales, el 78,3% de robos se dieron por esta modalidad.

Desde la Policía consideran que estos robos aumentaron en la emergencia sanitaria, debido a que, durante mucho tiempo se limitó la importación de accesorios para los vehículos y las bandas los robaban para venderlos “como nuevos”. Los precios en el mercado, dependiendo de la pieza ofertada, pueden llegar hasta los USD 1.000.

En Quito los sectores más vulnerables para este tipo de robo son los barrios del norte y también el Valle de los Chillos, según las autoridades

Fuente: El Comercio

| JC