Reserva del IESS para el pago de pensiones estaría cubierta hasta 2023

Si el Estado no cumple con su obligación, recomiendan incrementar el aporte.

Punto Noticias.- Un estudio de la Dirección Actuarial, de Investigación y Estadística del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) con corte al 31 de diciembre de 2018 y que fue avalado en este año revela que el Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) ha ido decreciendo desde 2016.

La reducción del patrimonio que era de más de USD 6.543 millones obedece a aplicaciones de resoluciones internas por cambio de las tasas de aportación y la eliminación, en su momento, de la contribución del 40% del Estado para el pago de las pensiones. Esta última fue revertida por la Corte Constitucional, con el fin de que se prolongue la duración del fondo.

Dentro del análisis de ingresos y egresos se observa que desde el 2014 hasta el 2018 el gasto por pensiones es superior a los aportes, por lo que se necesitó de ingresos adicionales para cubrir ese déficit que se generó a través de desinversiones realizadas por el propio IESS que requería recursos para atender a los pensionistas.

Con el compromiso del Estado de seguir aportando con el 40%, a partir de 2019, se advierte que se generaría un excedente para el Seguro IVM. Estos recursos forman parte de una reserva para cubrir el gasto prestacional hasta el 2054. De no cumplir con la obligación, las pensiones entrarían en una fase de riesgo.

Frente a ese escenario, los técnicos prevén una tasa del aporte de un 18,84%, en el caso de que no se cuente con el apoyo del Gobierno.

La Dirección Actuarial precisa que si el Estado no contribuye para el pago de pensiones, en el escenario pesimista, la reserva del seguro IVM tendrá un valor positivo hasta el año 2023.

Según registros institucionales, al 2018 existían 6,93 aliados activos por cada pensionista y se esperaba que el crecimiento del número de pensionistas sea más acelerado que el crecimiento de los aliados activos. Mientras que para el 2058 se estima que habrá 2,51 aliados financiando las pensiones.

Solo a diciembre de 2018, los jubilados por vejez eran 357.033 personas, con un crecimiento promedio anual del 8,84%. Mientras que por invalidez 30.085.

También se determina que la esperanza de vida de las mujeres pensionistas de vejez es mayor a la de los hombres, lo que implica que el pago pensional dura por más tiempo.

A su vez, se aprecia que a la edad de 60 años la esperanza de vida de la mujer pensionista de vejez es mayor en casi 3 años a la de los hombres.

El déficit actuarial bajo el escenario base es de más de USD 4 551 millones y la tasa suficiente de aporte para obtener el equilibrio financiero es del 11,03%.

Finalmente, se recomienda establecer una tasa única de aportación para el Seguro IVM; exigir que el Estado transfiera en forma oportuna los valores que le corresponden al 40% de su contribución; e incrementar las tasas de aporte para el financiamiento de las pensiones del seguro de invalidez, vejez y muerte.

Fuente: Estudio de la Dirección Actuarial del IESS