Quito no está en amarillo, está en verde, alertó la prefecta de Pichincha

Imagen: Pichincha Comunicaciones

Paola Pabón cree que las autoridades nacionales no miran la realidad de la provincia, por justificar sus decisiones.

Punto Noticias. De acuerdo con la información emitida por el Sistema de Seguridad Integral ECU 911, desde que inició la emergencia sanitaria se han reportado 35.949 eventos de aglomeraciones, a escala nacional, siendo Pichincha la provincia donde se han registrado más sucesos de estos, con 7.416, seguida por Guayas con 7.327 y Manabí con 3.901.

Además, según las cifras entregadas por el COE Nacional, este martes 23 de junio, Pichincha registró en las últimas 24 horas 107 nuevos contagios con el virus de la pandemia, de los cuales, 101 casos están en Quito.

Frente a esta situación y debido a la misma, la prefecta Paola Pabón insistió en que la provincia está en emergencia. Lamentó que, aun así, el COE no haya acogido cuatro medidas restrictivas, que para la autoridad eran fundamentales para controlar el avance de los contagios.

“Solicitamos ley seca; restricción del número de personas en fiestas familiares y festividades colectivas; que se incrementen las horas de restricción vehicular, modificando el toque de queda; y, el retraso de la reapertura de actividades para los funcionarios públicos”, recordó.

Deploró que el COE Nacional solo haya recogido la cuarta propuesta, por lo que expresó su preocupación, ya que los medios de comunicación han informado sobre la realización de fiestas clandestinas, con la participación de menores de edad, consumo de licor, sin mascarillas ni protección, conductores en estado etílico, etc.

La prefecta considera que, de parte de las autoridades competentes, no hay la sensibilidad necesaria, pero, además, hay un desconocimiento de lo que pasa en el mundo. Citó el caso de Portugal, que es uno de los países que manejó la crisis de mejor manera. Sin embargo, en Lisboa, su capital, se tomaron medidas restrictivas, en esta semana.

La autoridad provincial aclaró que, en ningún momento, ha propuesto el cambio de color del semáforo, pero sí adoptar las medidas ya señaladas, como en Nueva Zelanda, que frente al rebrote, ha vuelto a las medidas de confinamiento.

“Creo que, en este momento, la tesis de los semáforos ha perdido vigencia, primero porque usted sale y va a encontrar una ciudad en verde, no una ciudad en amarillo. Quito no está en amarillo, está en verde, sin servidores públicos, pero usted mira toda la movilidad. Por lo tanto, la tesis de los semáforos no cabe”, sostuvo la prefecta.

Manifestó que todos estamos preocupados por la reactivación económica, pero es necesario que las autoridades tomen las decisiones necesarias. Dijo sentir que, por justificar el color del semáforo, por justificar sus decisiones, las autoridades nacionales no tienen empatía con la realidad de la provincia de Pichincha.