Prefecta Pabón alerta sobre lo grave de cambiar los protocolos de la semaforización

Imagen: Pichincha Comunicaciones

Señaló que solicitó a los alcaldes, que pidieron el cambio a color amarillo, que la incorporación del transporte sea paulatina.

Punto Noticias. La prefecta de Pichincha, Paola Pabón, advirtió que es gravísimo que el COE Nacional haya cambiado las reglas de juego del semáforo epidemiológico, independientemente del color de semáforo que haya decidido cada comité de operaciones de emergencia cantonal.

La autoridad provincial se refiere a que, a partir del 1 de junio, por ejemplo, en color rojo del semáforo, se reduce el tiempo del toque de queda, de 18:00 hasta las 05:00; los vehículos particulares podrán circular dos días por semana; taxis y transporte mixto con placa terminada en par podrán circular tres días a la semana…

“Hoy estamos con un proceso muy acelerado, en donde el semáforo amarillo del mes de mayo termina siendo el semáforo rojo del mes de junio, que obliga a que quienes han tomado la decisión de ir a amarillo estarían casi en un verde”, graficó.

Comentó que, ante el COE Provincial, solicitó a los alcaldes de Quito, Puerto Quito, Pedro Vicente Maldonado, Pedro Moncayo, que anunciaron el cambio de semáforo a amarillo, que se haga un paréntesis, en el sentido que sea progresiva la reincorporación de la flota de transporte, no del 50% de manera inmediata, como dispone el protocolo.

La prefecta anunció que en la próxima reunión del organismo se analizará, de manera exclusiva, el tema del transporte, con la presencia de la Secretaría de Transporte del cabildo quiteño, que trabaja, de manera articulada, con el transporte intercantonal.

A Paola Pabón le preocupa la acumulación de la gente en las calles si, a la cantidad de personas que hoy circula, se suma el transporte público y la incorporación de los funcionarios públicos.

Por esta razón insistió en plantear que la actividad de los servidores públicos se reanude a partir de mediados de junio, con el propósito de prepararnos, de implementar protocolos que funcionen, para evitar poner en riesgo a los trabajadores y a los habitantes de las comunidades y barrios, hasta donde llegan los obreros.

La prefecta destacó que la automatización en el cobro del peaje en la Autopista General Rumiñahui, en la vía intervalles y en la Alóag-Unión del Toachi, responde al afán de prepararse para el cambio de color del semáforo.

“Sabemos que el intercambio de monedas, el tenerles a nuestros funcionarios encerrados en una cabina, cobrando, recibiendo dinero, es ponerles en riesgo, pero también a la ciudadanía, que está pagando y recibiendo el vuelto. Ese es un factor de riesgo enorme (para el contagio con el virus de la pandemia)”, alertó.