Peritos afirman que este año fallecieron más personas en tiroteos

Foto: El Comercio

A partir de mayo el trabajo de los forenses por muertes violentas se incrementó. Antes analizaban dos cuerpos por día y actualmente siete.  

Punto Noticias.- Hasta siete autopsias al día por homicidios realizan los peritos en el laboratorio de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en donde se investigan las muertes violentas de Guayas (Guayaquil) y de Santa Elena y El Oro.

Durante este año, por estas instalaciones han pasado 338 fallecidos. Ese número de decesos es el más alto que se ha registrado desde el 2018, cuando empezó a funcionar el laboratorio.

Fabiola Robalino, responsable de la sede de Guayas del Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, explicó que a partir de mayo el trabajo se incrementó, pues el número de crímenes empezó a subir.

Señaló que al principio se hacía dos autopsias por cada día, pero hoy ese número se ha multiplicado. Incluso, los médicos legistas advirtieron que han efectuado hasta siete autopsias diarias por muertes violentas.

Según la Policía gran parte de esos crímenes se debe a disputas de miembros de bandas delictivas por el control de la venta de droga.

El trabajo de este grupo, integrado por 13 peritos, sirve de apoyo para las investigaciones de la Fiscalía y de la Policía. Cada uno es experto en antropología, genética, química forense, medicina legal y psicología.

Con equipos tecnológicos descubren las causas y las maneras en que se perpetran los asesinatos.

Para realizar su trabajo, los peritos ingresan primero al laboratorio por una puerta que solicita su huella dactilar, luego se colocan batas, gorros en sus cabezas y protectores en los pies y en las manos.

Ilich Murillo, uno de los peritos en genética, indicó que esta vestimenta se utiliza para evitar que se contamine cualquier indicio del crimen.

Murillo explicó cómo a través de la sangre y otros fluidos corporales se pueden determinar la identidad de una persona y el tiempo de muerte.

Según los peritos, este año fallecieron más personas en tiroteos. La extrema violencia que tienen estos crímenes se visibiliza en los cuerpos. Los forenses han visto hasta 40 orificios de disparos.

Los análisis científicos de las evidencias recogidas durante los hechos violentos se realizan en otros laboratorios que pertenecen a Criminalística de la Policía.

Los forenses comentaron que la mayoría muere por disparos en la cabeza y en el pecho. La rotura de cráneo o hemorragias internas del corazón, hígado y pulmón son las más frecuentes.

Otra característica que han encontrado es que algunas víctimas tienen dos identidades. Para la Policía esta es una práctica que tienen los miembros de bandas delictivas.

Cada cuerpo es entregado en menos de ocho horas a las familias, pero los resultados obtenidos son remitidos a la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones (Dinased) que se encarga junto con la Fiscalía de indagar y capturar a los responsables.

De acuerdo a la Policía, hasta el momento, se han resuelto 82 casos y en otros 30 se han girado boletas de captura y otras diligencias.

Para reforzar las tareas se tiene previsto que esta semana se sumen 500 policías para controlar la seguridad.

Fuente: El Comercio, redes sociales