Peligro de la pandemia no ha pasado, advierte epidemiólogo Daniel Simancas

Recordó que todos los días hay personas que mueren con la enfermedad, por lo que hay que mantener las medidas de bioseguridad.

Punto Noticias. A criterio del médico epidemiólogo Daniel Simancas, director de Investigación de la Universidad UTE, hay un fenómeno extraño alrededor de la pandemia, porque, a pesar de que los reportes señalan reducción en los contagios, en los últimos días, hay un colapso parcial en el sistema de salud, en Quito.

Destacó, sí, que ya no hay la larga lista de espera que había para hospitalización y cuidados intensivos.

Por estas circunstancias, Simancas señala que hay incertidumbre, porque no se sabe si son casos nuevos de infección o rezagos. Indicó que hay entre 60 y 70 mil pruebas diagnósticas de las que no se ha informado.

Simancas, piensa que, en general, hay una desaceleración en los contagios, pero advierte que no se pueden descuidar las medidas de bioseguridad, especialmente en los feriados, para evitar cometer el mismo error de otros países, que relajaron demasiado las medidas y se enfrentaron a una nueva ola de contagios.

A decir del experto, Quito y Pichincha registran un número incremental de casos positivos, por encima de otra provincias, debido al número de pruebas realizadas, por el aumento de estas, que es lo que se debería hacer en todas las provincias, que permiten detectar, en el caso de Pichincha, entre un 30 % y 40 % de personas asintomáticas, que, si no se les hubiese hecho la prueba estarían por todo lado, contagiando.

“Estas noticias no son para que las personas se relajen. El virus no ha pasado; la OMS ha dicho que tendremos que estar alrededor de dos años en estas subidas y bajadas, con estos picos (de contagios) y tenemos que aprender a ser conscientes, a tener responsabilidad social”, advirtió el epidemiólogo.

Llamó a no pensar que, porque un hospital está “tan solo” al 80 %, al 70 % de ocupación, los casos han disminuido. Hay pacientes que están muy graves, que están muriendo todos los días, y si empezamos a relajarnos nadie nos librará de una nueva tormenta de casos y colapso del sistema sanitario, alertó.