Panelistas analizaron los componentes en la negociación del salario básico

Foto: Radio Pichincha Universal (SE)

La negociación anual del salario básico, fue analizado por Juan Paz y Miño, historiador; Rodrigo Gómez de la Torre, empresario y presidente de la Cámara de Agricultura; y Fernando Ibarra, del Parlamento Laboral. Con una visión diferente los panelistas destacaron la necesidad de transparentar la información para llegar un sueldo más justo y disminuir los porcentajes de subempleo y desempleo.

De la Torre, indicó que desde el Estado se deben establecer mecanismos de equilibrio y equidad entre empleadores y trabajadores y para ello, según el empresario, es necesario empezar hablar de flexibilización laboral, que permitiría incrementar el empleo pleno en el país; pues actualmente solo 4 de cada 10 personas acceden a un trabajo así y más del 60% está ubicada en el subempleo.

“Flexibilizar no es precarización implica mecanismos más acorde a la realidad en base a las partes (…) eso por ejemplo le permitió a España en el 2012, incrementar el empleo pleno, mejorar la calidad de trabajo”, agregó.

A criterio del empresario el Código de Trabajo actual ha provocado una pérdida de competitividad lo cual es ratificado por el Foro Económico Mundial, que señala que desde el 2015 existe una sobre rigidez laboral que genera una complicación a la contratación y a la desvinculación de un trabajador, por lo que insistió en que el Ecuador necesita apegarse más a la realidad.

Por su parte Ibarra, lamentó que los empresarios se nieguen a incrementar los salarios basándose porque supuestamente cada año, ellos van a perdida, de ahí que instó a las partes a transparentar la información para lograr justicia social.

En ese marco, dijo que suena extraño, la propuesta del Ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, de que el salario básico no sea basado en una negociación entre trabadores y empleadores sino que se tomen en cuenta otro tipo de herramientas.

“Plantear nuevos aspectos técnicos que no tienen soporte preocupan (…) el salario es sujeto de distribución de riqueza y no  un componente técnico”, agregó Ibarra al calificar de antiética la propuesta del funcionario.

Sin embargo, el sindicalista reconoció que el modelo con el cual se negocian actualmente los salarios tampoco es el más adecuado, pues los empresarios se escudan tras macro indicadores para no reconocer lo que sus trabajadores sí generaron, que son ingresos económicos y utilidades para ellos.

Paz y Miño, recordó que el salario que perciben los trabajadores, deviene de una serie de conquistas de los trabajadores y que implica una serie de derechos.

“El salario no solo responde a cuestiones técnicas porque incluso eso requiere un análisis (…) Tiene que ser visto como un elemento de redistribución de la riqueza”, puntualizó el experto al indicar que este tema debe ser visto como un del mercado pues por el histórico demuestra que los salarios bajos estrangulan el mercado interno, mientras que los salarios lo dinamizan.

Paz y Miño, resaltó que así como a  los empresarios les interesa que la productividad y competitividad  estén al orden del día en cuanto a abastecimiento;  a los trabajadores les interesa una capacidad que les permita vivir cada vez mejor. “Eso no se puede dejar a libre albedrio entre trabajadores y empresarios por eso es que el Gobierno intercede”, mencionó.

ESCUCHE LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ:

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*