Otto Sonnenholzner habría conocido las actividades de los ciudadanos israelíes involucrados en la venta de insumos médicos

La seguridad del exvicepresidente también dio protección a los extranjeros y entregó credenciales falsas de la DEA, según sus testimonios

LOS PERIODISTAS

El equipo de seguridad del exvicepresidente Otto Sonnenholzner habría mantenido hace algunos meses cercanía con los ciudadanos israelíes Oren Sheinman y Shy Dahan, involucrados en la venta de insumos médicos.

Antes del asesinato de Dahan, ocurrido el pasado sábado en la penitenciaría del Litoral, los extranjeros declararon ante la Fiscalía que las credenciales falsas de la DEA, por las que fueron detenidos el 01 de junio en Santa Elena, les entregaron miembros de la seguridad de Sonnenholzner.

Identificaron a Bryan P. y a su esposa Sofía C. como los intermediarios para la entrega de las credenciales, quienes además les habrían facilitado placas de vehículos diplomáticos.

Según sus versiones, los uniformados les proporcionaron seguridad para la entrega de los insumos médicos en Quito, servicio por el que pagaron USD 7.000.

Otro hecho revelado es que los extranjeros rentaron un departamento en el edificio Yoo, ubicado entre las avenidas Orellana y González Suárez, en Quito, en el mismo inmueble en donde residía Sonnenholzner cuando se desempeñaba como vicepresidente.

Héctor Gabriel Vanegas, abogado de Sheinman, asegura que esas declaraciones permanecen en la Fiscalía de Santa Elena hace dos meses, pese a lo cual “no se hizo absolutamente nada”.

Según Vanegas, los ciudadanos extranjeros contarían con videos para demostrar con nombres y apellidos quienes fueron los miembros de la escolta vicepresidencial que les entregaron las credenciales.

A través de su cuenta de Twitter, el exvicepresidente negó conocer o tener algún tipo de relación con ambas personas, pero al mismo tiempo confirmó que dos motociclistas que formaban parte de la caravana de seguridad están siendo investigados por la supuesta entrega de credenciales falsas de la DEA.

“Que continúen las investigaciones y que se sancione a quienes corresponda. No conozco ni tengo ningún tipo de relación con las personas en mención y espero que ninguno de estos actos delictivos quede en la impunidad», señaló Sonnenzholzner.

El Servicio de Protección Presidencial está integrado por oficiales de élite de las Fuerzas Armadas y de la Policía, y por agentes motorizados de la Comisión de Tránsito del Ecuador, quienes se encargan de la seguridad del presidente y vicepresidente de la República, durante las 24 horas. Por el momento este organismo no ha emitido ningún pronunciamiento.

Jorge Acosta, abogado de Dalo Bucaram, también investigado en este caso, asegura que los ciudadanos israelíes comercializaban los medicamentos desde el propio edificio donde residía el vicepresidente, por lo que le llama la atención que este hecho no haya sido investigado con anterioridad.

A su criterio, altas autoridades de gobierno tendrían conocimiento de las actividades ilegales, por lo que le sorprende que la justicia no haya vinculado a ningún funcionario del presidente Lenin Moreno.

“Un ministro de Gobierno, al igual que un ministro de Salud o el presidente del IESS saben todo lo que pasa, los hospitales no se entregaron solos”, señala Acosta, por lo que anunció que pedirá que se llame a declarar a varias autoridades.

Sheinman y Dahan declararon ante la Fiscalía que vendieron a Jacobo Bucaram 21.000 cajas de pruebas rápidas para Covid 19 por un valor de USD 321.000, dinero que fue cancelado en efectivo.

Por esa razón, eran considerados como personas claves para esclarecer el entramado sobre la venta con sobreprecios de insumos médicos en hospitales públicos, durante la pandemia.

Tras el asesinato de Dahan, su compatriota ingresó al Sistema de Protección a Víctimas y Testigos de la Fiscalía.