“Moreno no tiene pueblo y quien le sostiene en el poder es la banca”, afirma Marcela Aguiñaga

Foto: Pichincha Comunicaciones

La asambleísta mencionó que si bien el Ejecutivo no es responsable de la pandemia, sí de las decisiones que se han tomado.

Punto Noticias.- La asambleísta Marcela Aguiñaga analizó el desafío que enfrenta Ecuador en medio de la pandemia por el coronavirus en el programa Otro Relato, de radio Pichincha Universal.

Aguiñaga dijo que si bien el Gobierno de Lenín Moreno no es responsable de la crisis por el COVID-19, aseveró que la inestabilidad económica viene desde mucho antes y puso como ejemplo lo sucedido en las jornadas de octubre de 2019.

En ese contexto, la legisladora expuso que antes se quiso quitar el subsidio a los combustibles y ahora el escenario dependerá de una fluctuación.

“Creo que es un cúmulo de muchas cosas, el país ya venía con recesión. A Moreno no se lo puede hacer responsable del COVID-19, pero sí de las decisiones que se han hecho”, expresó.

Dijo que organismos como el Banco Mundial en su informe recomienda a los países abstenerse de los despidos masivos en el sector público.

Sostuvo que en Ecuador sucede todo lo contrario y que con las medidas adoptadas va en cadena, por ejemplo, el impacto en el sistema financiero y la seguridad social y con ello mayor morosidad.

Expresó que no le sorprende que los bancos estén tratando de llegar a acuerdos con sus clientes, pero dijo que atrás de todo buscan guardar provisiones y que las deudas acumuladas van a ser imposible pagarlas.

“Las familias no tienen liquidez y el Gobierno toma decisiones inmediatas que pasan la cuenta a la clase trabajadora y media del Ecuador”, enfatizó.

Tras cuestionar el Informe a la Nación, comentó que lo único claro ahí es que el Ejecutivo cumplirá “a carta cabal” con el compromiso adquirido con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el manejo de la deuda, por lo que añadió que este Gobierno será recordado como el peor de la historia.

Criticó la posición del jefe de Estado que pidió a los asambleístas que dejen trabajar a sus ministros. Sobre esto dijo que las bancadas por unanimidad coinciden en un juicio político en contra del ministro de Economía, Richard Martínez.

Al ser consultada sobre que Moreno salió de las filas de la Alianza PAIS en un inicio, aclaró que si bien el mandatario llegó con un Plan de Gobierno en el que se prometía continuidad en política social, educativa y productiva será recordado en un “capítulo de traición” no solo de un proceso, sino porque ahora gobierna con el plan del candidato perdedor.

“Se alió con la banca que no votó por él y es evidente que Moreno es un títere, porque atrás está la banca más allá de quienes son utilitarios a estos intereses y no a los del pueblo que votó en las urnas”, afirmó.

Puntualizó que los tres años del Gobierno de Moreno nada tienen que ver con los 10 años de la Revolución Ciudadana y que lo que pasa hoy servirá para que el pueblo reflexione sobre su voto para el 2021.

“Queremos un país de justicia social que empodere a ciudadanos con derechos, ese es el desafío previo a la campaña electoral”, mencionó y acotó que al interior de la Revolución Ciudadana se buscan nuevas figuras progresistas.

Anunció que el líder indígena Leonidas Iza está dispuesto a conversar, pero advirtió que al interior de su tienda política es necesario reinventar nuevas formas para llegar con la campaña a la gente, debido a que “el Gobierno ya tiene trazada su hoja de ruta para cumplir con los que le sostienen en el poder, porque Moreno no tiene pueblo”.

Fuente: Otro Relato, Pichincha Universal