Ministro de Gobierno: solución para inseguridad no es permitir que ciudadanos se armen

Foto El Comercio

Este 1 de diciembre, en una reunión reservada analizó una estrategia para garantizar la seguridad ciudadana.

Punto Noticias.- Lenín Moreno, presidente de la República, reconoce la ola de inseguridad que vive la ciudadanía y que se registra en varias ciudades de Ecuador “es preocupante”, dice. Por ello, se reunió con el ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño y las principales autoridades de la Policía Nacional en el Palacio de Carondelet, la tarde de este martes 1 de diciembre.

 

Moreno expresó que el Gobierno y la Policía tienen la obligación de dar una respuesta. En la reunión, realizada a puerta cerrada, analizaron una nueva estrategia para garantizar la seguridad ciudadana.

Luego de la cita, el ministro de Gobierno dijo que analizaron las acciones que realizarían “de manera inmediata”. Además, se activarán los Comités de Seguridad a escala nacional, tal como ya se lo hizo en Guayaquil. “El miércoles se activará el Comité para Quito, pero adicionalmente los Gobernadores, a escala nacional, están activando los diferentes Comités de Seguridad”.

En esas instancias analizarán la seguridad mediante una “visión estratégica, con corresponsabilidad”. Según el ministro Pazmiño, se procurará que todos los actores del sistema de justicia y de la sociedad “contribuyan para lograr la meta de la seguridad”.

Se aplicarán dos ejes. El primero, combatirá la violencia, afectando las estructuras criminales. El rol trascendental será de inteligencia criminal, como instrumento de investigación para desarticular a las organizaciones delictivas.

El segundo eje será el preventivo, con la policía uniformada para “disuadir, prevenir y reaccionar en los lugares y horas en las que haya más incidencia del delito”.

El ministro de Gobierno dijo, sobre algunas iniciativas electorales para porte de armas que han surgido en la contienda electoral para el 7 de febrero del 2021, con el fin de contrarrestar la delincuencia.

Pazmiño reconoció que este debate no es nuevo, es una propuesta que se difundió en las elecciones generales del 2017. El funcionario señaló que anteriormente se estableció una política que discrimina la tenencia y porte de armas, pero fue enfático en decir que como Ministerio rector de la seguridad ciudadana “creemos que la solución a los problemas no es permitir que cada ciudadano se arme, porque esto puede traer consecuencias más graves de las que se pretende solucionar”.

No obstante, dijo que en ciertos sectores por su actividad y entorno donde se desenvuelven, sí estarían abiertos al debate. También, mencionó que el análisis de la inseguridad debe fundamentarse en la comprensión integral del fenómeno.

Fuente: El Comercio