Ministra Romo volvió a su teoría de que la Revolución Ciudadana estuvo tras las protestas de octubre

Para la funcionaria el país vivió una batalla, por lo que la Policía debió actuar con fuerza.

Punto Noticias. La ministra de Gobierno, María Paula Romo, este sábado 31 de octubre, se presentó, vía telemática, ante la Comisión de Fiscalización de la Legislatura, a responder a las acusaciones en su contra, dentro del juicio político que sustancia el organismo parlamentario.

Romo acusó directamente a los militantes de la Revolución Ciudadana, entre ellos a los asambleístas de esta bancada, de propiciar, de provocar las protestas y los hechos de violencia de octubre de 2019, con el fin de llevar a cabo un golpe de Estado y destituir al presidente Lenín Moreno, a través de la Asamblea Nacional.

Para demostrar sus imputaciones, Romo proyecto en pantalla gigante el denominado Manifiesto de Quito, de autoría de la RC, según la funcionaria, que planteaba la destitución del presidente Moreno, la designación de un gobierno provisional, libertad de los presos políticos, el regreso de los exiliados, entre otros puntos.

La ministra de Gobierno también inculpó a los seguidores del expresidente Rafael Correa de incendiar el edificio de la Contraloría General del Estado, con el propósito de quemar los supuestos documentos con las ilegalidades cometidas por los funcionarios del gobierno anterior.

Insistió en que uno de los motivos de la violencia de octubre fue liberar a los procesados por la Fiscalía, por los supuestos delitos cometidos en el régimen gubernamental presidido por Correa, evadiendo a la justicia, a decir de Romo.

Justificó la actuación violenta de la Policía, argumentando que el país vivía una suerte de batalla, con calles tomadas, ciudades sitiadas, desabastecimiento de alimentos, secuestro de policías, militares, periodistas, toma de pozos petroleros.

“Hubo un enfrentamiento, la policía respondió, hizo su trabajo. Estuvo ahí para esto sea peor, sea más grave. La actuación de la Policía es la consecuencia del escenario de violencia que se vivió”, manifestó Romo.

Sin embargo, negó que la policía haya disparado sus armas de fuego o haya utilizado armas letales. Alegó que tampoco dispararon las bombas lacrimógenas a quemarropa, al cuerpo o rostros de los manifestantes, como testimoniaron las víctimas, que perdieron sus ojos por impactos de esos proyectiles.

Acusó a los legisladores de la mesa de Fiscalización de permitir que mintieran los comparecientes, pedidos por los parlamentarios interpelantes, al sostener que fueron heridos por la Policía.

Réplica de asambleísta Amapola Naranjo

La legisladora Amapola Naranjo, interpelante de Romo, rechazó las declaraciones de la ministra de Gobierno, porque considera que las palabras de esta es una afrenta en contra de la ciudadanía, especialmente de las víctimas de la violencia policial.

Para la parlamentaria, Romo no se descargó de las acusaciones en su contra, sino que, al contrario, su comparecencia sirvió para comprobar que incumplió sus funciones al frente de la cartera de Estado y es la responsable política de la violación a los derechos humanos, que se registró en el levantamiento popular de octubre del año pasado, que están consagrados en la Constitución.

Reclamó que la ministra Romo no garantizó el derecho a la protesta, a la resistencia, a la libertad de expresión, el derecho a la vida, como es su deber como funcionaria pública, tal como ordena la Constitución.