Más de 100 militares estarían involucrados en delitos sexuales en Colombia

Imagen referencial

El expediente fue ventilado por el alto mando en virtud del malestar nacional por las violaciones a indígenas.

El alto mando del ejército de Colombia admitió, este miércoles 1 de julio, que al menos 118 militares se encuentran bajo investigación por presuntos casos de abuso sexual a menores. Las declaraciones de la cúpula militar, llegan en medio del escándalo por la violación de varios soldados a una niña indígena.

«Dolorosamente quiero comunicarle a todos los colombianos (…) que al momento hemos realizado una verificación detallada desde el año 2016, identificando 118 integrantes en la fuerza relacionados en casos de presuntos actos sexuales abusivos y violentos contra menores de edad«, declaró Eduardo Zapateiro, comandante del ejército, en una rueda de prensa telemática.

De acuerdo con Zapateiro, la fiscalía y el ejército trabajan en la investigación con el fin de esclarecer los casos y, de ser necesario, aplicar las acciones penales, disciplinarias y administrativas necesarias.

El general dio a conocer que, 45 de 118 de los militares implicados ya han sido separados de la institución, y que 73 enfrentan procesos dentro del ejército.

El expediente fue ventilado por el alto mando en virtud del malestar nacional por las violaciones a indígenas.

Autoridades de los pueblos y nacionalidades denunciaron, el pasado 25 de junio, la violación y secuestro de una niña de 13 años en manos de soldados con base cerca de la comunidad Embera Chamí, ubicada en al oeste de Colombia.

Siete de los militares involucrados reconocieron su culpabilidad, y aceptaron los cargos de violación. Los soldados se mantienen bajo custodia en una cárcel para miembros de las fuerzas públicas.

El comandante del ejército, Zapateiro, reveló que 3 suboficiales que lideraban el pelotón de esa área, también fueron removidos de la institución.

Tras el escándalo de la menor de 13 años, salió a la luz otro caso de violación, suscitado en 2019, esta vez a una adolescente de 15 años, perteneciente a la etnia Nukak Makú.

Zapateiro, expresó su repudio ante los actos señalados e indico que se trata de «conductas individuales«, más no «sistemáticas» del universo de 240.000 militares.

Los crímenes se dieron a conocer precisamente una semana después de que el parlamento colombiano aprobará una reforma constitucional que determina prisión perpetua para violadores y asesinos de menores de edad hasta 14 años.

Según expertos en leyes, la nueva norma no será aplicada a los militares debido a que, en el derecho, no existe el principio de retroactividad.

La autoridad forense de Colombia, informa que en 2019, más de 22.000 menores de edad padecieron delitos sexuales y, de ellos, 708 terminaron en homicidio.

Fuente: El Tiempo