Más allá de la pandemia: El desplome histórico del petróleo a nivel mundial

Imagen referencial

Los precios del crudo se encaminan a su segunda semana consecutiva de ganancias, tras la flexibilización del aislamiento en el mundo

La crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus no solo ha colapsado los sistemas de salud de la mayoría de países del mundo como Italia, España, Estados Unidos o Gran Bretaña, sino que también ha golpeado fuerte en las grandes economías mundiales.

El pasado 20 de abril de este 2020 fue un día negro para la economía global. Por primera vez en la historia, después de la guerra del Golfo en 1991, los precios del petróleo cayeron más de 35%, ocasionando un desplome en las cotizaciones del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) y del referencial europeo Brent.

Durante la jornada del llamado “lunes negro”, el valor poco a poco se iba hundiendo, hasta caer en una valoración histórica de US$-37,63. Este descenso fue catalogado por los analistas como «cotización en negativo»; en otras palabras, los productores pagaban para que los consumidores les hicieran el favor de llevarse los barriles.

 ¿Qué provocó la caída del oro negro a nivel mundial?

Según el experto Jorge Piñón, especialista en temas energéticos de la Universidad de Texas (EE.UU.), la crisis generada por la expansión del coronavirus solo hizo agravar la brecha entre la producción y el consumo de petróleo a nivel global.

«El problema que tenemos hoy en día -y el talón de Aquiles que tiene la industria de hidrocarburos- no es la oferta. Todos sabemos que hay suficiente petróleo en el mundo, el problema está en la demanda y cómo se va a recuperar después de esta crisis», explicó.

Según Pinón, los desajustes caóticos entre la oferta y la demanda de petróleo habían comenzado a notarse incluso antes de la llegada del virus, producto de la propia desaceleración que habían reportado las economías de China e India, dos de los motores de la compra internacional de hidrocarburos. Posteriormente, la situación fue a peor con la crisis global que generó el coronavirus que llevó a detener, prácticamente, la economía global.

Un leve repunte tras el desplome

Para el martes 21 de abril, volvió la calma en medio del caos. Los mercados y el precio del petróleo se iban recuperando. Wall Street abrió sus operaciones con un incremento de 3,5%, animado por el anuncio de medidas de estímulo económico por parte de la Casa Blanca, mientras que el petróleo subía un 7%.

Al terminar la semana más dura para los precios del oro negro, el viernes 24 de abril, el barril de Brent, para entrega en junio, se pagaba a USD 21,08 en Londres, un 1,17% menos que el jueves 23 de abril al cierre. Mientras que el barril estadounidense WTI para junio, perdía 2,30%, a USD 16,12.

A inicios de mayo, el panorama era optimista, tras un leve repunte por cuarta jornada consecutiva, del barril de WTI, para entrega en junio, ganó 3,1%, o 61 centavos, a USD 20,39; y el barril de Brent, para entrega en julio, se ubicó en USD 27,20 en Londres, en alza de 2,9% sobre el cierre del viernes 1 de mayo.

El martes 05 de mayo, el precio del WTI ascendió en un 17,61%,  es decir USD 3,59, llegando a un valor de USD 24,22 por barril, para la entrega de junio de este 2020.

Esta alza se produjo debido a las expectativas de que la demanda de combustible comenzará a aumentar a medida en que algunos países de Europa y Asia, así como algunas entidades de Estados Unidos, comiencen a aliviar las medidas de bloqueo para controlar el coronavirus.

Para el 07 de mayo, el barril de petróleo en Nueva York terminó en alza por quinta jornada consecutiva, ganando 20% al cierre, en un mercado que espera un aumento del consumo de carburantes. El barril de WTI para entrega en junio ganó USD 2,02 a USD 26,01. En tanto el Brent, para entrega en julio, subió 5.5% a USD 31,37 en Londres

Una nueva semana de ganancias

Este viernes 08 de mayo, al terminar la semana, los precios del crudo tuvieron un importante incremento. A las 1117 GMT, el referencial internacional Brent subía 25 centavos, o un 0,85%, a USD 29,71 el barril; mientras que el West Texas Intermediate ganaba 17 centavos, o un 0,72%, a 23,72 dólares el barril.

De esta manera, el oro negro se encamina a su segunda semana consecutiva de ganancias, debido a que cada vez más los países adoptan planes para relajar las restricciones económicas y sociales implantadas para frenar la pandemia de coronavirus, al tiempo que aumentan los recortes de producción.

Las firmas petroleras norteamericanas están reduciendo su bombeo más rápido de lo que esperaban funcionarios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y analistas de la industria, y están en camino de retirar cerca de 1,7 millones de barriles por día (bpd) de producción para fines de junio.

Es así que, tras una caída histórica, el panorama al terminar la primera semana de mayo parece alentador para el precio del crudo Brent y WTI, respectivamente, al mismo tiempo que la mayoría de Estados del mundo siguen luchando en contra de la pandemia del coronvairus.

Fuentes: BBC/ El Comercio / Reuters
BPE