Maricela Guzmán: “A Kattya le callaron la voz pero yo seguiré siendo su grito”

La muerte de Kattya Basurto Guzmán no fue por robo, fue un femicidio que ocurrió durante la emergencia sanitaria tras la pandema Covid-19, el 27 de abril del 2020.

 

Punto Noticias: Su nombre era Kattya, ayer, martes 24 de noviembre hubiera cumplido 25 años, era la mayor de dos hermanos y recientemente se había graduado como Ingeniera en Administración Financiera. Ella soñaba con estudiar su segunda carrera en Enfermería.

Maricela Guzmán madre de Kattya Basurto, víctima de femicidio este 2020 y Leonardo Jiménez, abogado del caso, comentan como cada día continúan en la lucha por justicia para Kattya y para todas las que ya no están.

¿Maricela quién era Kattya Basurto Guzmán?

Kattya fue mi primera hija, fui madre muy joven. Dos días antes de cumplir 15 años cambié a las muñecas de plástico por una muñeca de carne y hueso.

En el colegio Kattya era siempre la líder de sus amigas y mi casa era el lugar de reuniones.

El 22 de julio del 2019 le arrebataron la vida al esposo de Kattya y ella se quedó con un hijo pequeño, yo la vi sufrir y estuve junto a ella todo el tiempo. Katita vio en su hijo, esas ganas de salir adelante con su pequeño Estéfano.

A Kattya le encantaba comer bolón con huevo, como le gusta a su hijo, le gustaban los mariscos, los patacones y el día que murió yo me quedé esperándola con su comida favorita, y hasta hoy la estoy esperando, ella nunca más volvió.

Kattya encontró la necesidad de trabajar, sobre todo por su hijo, sin embargo mi instinto de madre me decía que no lo haga, porque el lugar donde ella iba a trabajar no era seguro. Ella decidió trabajar allí desde el mes de septiembre hasta el día que perdió la vida.

Mi hija se mantuvo en ese trabajo a pesar de que ella me comentaba que veía cosas que no le estaban gustando, pero ella siempre pensando en Estéfano, quería seguir trabajando.

Katia me dijo en varias ocasiones quería salir ya de ese lugar donde trabajaba porque no se sentía cómoda.

¿Cómo sucedió el femicidio de Kattya?

Kattya falleció en la parroquia rural de San Carlos del Cantón Quevedo en la provincia de Los Ríos.

El domingo 26 de abril de 2020 fue el último día que la vi. En la mañana del lunes, Kattya me llamó a decir que el supuesto autor intelectual del femicidio se había enterado que ella estaba saliendo con alguien. Mi hija me dijo que iba a hablar con el tipo para decirle que estaba en todo el derecho a rehacer su vida con quien quisiera.

Algo me anunciaba lo que iba a pasar, yo veía sus estados de whatsaap, uno de Estéfano, en otra foto su esposo fallecido y en otra nosotros los cuatro el día que se graduó con una frase que decía “los amo con mi vida”.

A las 14h15 mis sobrinos llegaron a la casa y entraron al dormitorio de mi hijo. Minutos después vino mi hijo me abrazó fuerte y me dijo: “mami asaltaron la piladora y Kattya está herida”, en ese momento yo sentí que mi hija estaba muerta.

Corrí y corrí por la calle para ir a la casa de mi hermana, pero me desmayé en la calle. Llegué a la clínica y en el trayecto del viaje, el supuesto autor intelectual tuvo el cinismo de llamar a mi hermana a decirle que Kattya estaba muerta. Llegue a la clínica, mi hija estaba sin vida en la ambulancia, ya no se pudo hacer nada.

Kattya fue agredida en medio de un supuesto delito de robo y fue asesinada a puñaladas por presuntos delincuentes. Desde ese preciso momento yo sabía que lo de mi hija no había sido un asalto, desde ahí empezó mi lucha, su caso no puede quedar impune.

¿Leonardo Cuál ha sido la respuesta de la justicia ecuatoriana y en que estado se encuentra el caso de Kattya Basurto?

Este caso inicialmente, empezó investigándose como un supuesto robo con muerte, así constaba en el parte oficial.

En el transcurso de la investigación, los agentes a cargo de la misma, empezaron a ver elementos de convicción que señalaban al hecho como un femicidio.

A partir de ese momento, acudimos junto a Maricela a revisar el expediente, a pesar lo difícil que fue para la familiar de la víctima. Cuando verificamos que habían elementos para que el caso se determine como femicidio nos acercamos al fiscal que llevaba el caso para que se actúe con mayor celeridad procesal.

El fiscal no tenía actitud de querer avanzar en la investigación y demostraba poca empatía en un caso tan delicado, llegando incluso a tratar de manera displicente a Maricela.

Gracias al apoyo de varias organizaciones de mujeres, se hicieron campañas por redes sociales y ruedas de prensa denunciando a la opinión pública la actitud de la Fiscalía General del Estado en Quevedo y en particular a la postura del fiscal a cargo.

Los medios de comunicación nos dieron un importante espaldarazo y presionaron para que el caso avance.

El fiscal se dio cuenta que había elementos suficientes para que el caso se procese como femicidio, procedió a excusarse del caso y envió el expediente a la Fiscalía de Género.

Actualmente la nueva fiscal a cargo del caso, la Doctora Karina Villagómez es una mujer joven que ha demostrado empatía con el caso y seriedad en el trabajo. Ya existen avances pues se está reconociendo a los implicados y siguiendo el debido proceso.

La fiscal ha pedido una boleta de detención con fines de investigación, con el objetivo de reconocer a todos los implicados en el femicidio de Kattya Basurto Guzmán.

Confiamos que la fiscal, quien ha demostrado responsabilidad y compromiso, a pesar de tener presiones por parte de ciertos sectores en esta investigación, se mantendrá firme en su posición.

¿Maricela que le pide a la justicia ecuatoriana?

Le exijo al Estado y a la justicia ecuatoriana estar vigilantes y ejercer presión no solo por Kattya sino por todas las mujeres que ya no están.

A inicios de noviembre tuvimos 6 mujeres víctimas de femicidio, entonces mi pedido a la justicia es por Kattya y por las familias que quedan detrás de las mujeres asesinadas por parte de personas que se creen dueños de la vida de las mujeres y no terminan aceptando que nos les pertenecen, hasta llegar al punto de quitarles la vida.

Estos crímenes no se pueden quedar en la impunidad. Exigimos justicia por Kattya y por todas las mujeres que ya no están, nos están matando día a día ¿Dónde están las leyes?, ¿Dónde está el Estado ecuatoriano?, ¿Qué está haciendo para parar con esta realidad?

Como madre, considero que las leyes deberían ser más severas para los femicidas. Si en algo se puede mitigar el dolor que queda en cada familia de las víctimas de femicidio es saber que la justicia ha actuado.

Como madre seguiré en mi lucha inclaudicable. A Kattya le callaron la voz, pero yo seguiré siendo su grito.

Finalmente Maricela Guzmán envía un mensaje para los familiares de las víctimas de femicidio en esta ocasión especial, y les pide mantenerse en su lucha.

El día que sepultaron a mi hija se olvidaron de hacerlo conmigo porque yo sentí que yo también morí con ella. Cada día me levanto y tengo una lucha interior, una pelea constante para seguir y pienso que si aún sigo de pie es porque hay un motor que me dejo mi hija, mi nieto Estéfano es ese motor que me enciende y estoy seguro que las familias de víctimas de femicidio también tienen un recuerdo de su ser querido que les mueve.

Llamo a que hagamos un solo grupo, a unirnos en una sola fuerza y exigir justicia.

Les digo a todas las personas que no estamos solas en esta lucha por que no es una lucha individual es una lucha del mundo entero porque en el mundo entero están acabando con nuestras vidas.

La violencia no se la debe ocultar, estos casos no se los debe callar.

25N seguimos recordando y seguimos luchando por las que ya no están.