Maradona también fue un futbolista de izquierda

Foto: Archivo web

«Soy de izquierda, todo de izquierda, de pies, de fe, de cabeza”, comentó el astro argentino poco después de ser campeón del mundo.

Deportes.- Diego Armando Maradona no solo fue uno de los mejores jugadores de la historia, también fue un soldado más de izquierda latinoamericana. El astro argentino fallece el mismo día que el inolvidable líder cubano, Fidel Castro.

El mundial de 1986 marcó la vida del “10” no solo por el campeonato para su país o por sus épicos goles y actuaciones, también fue el partido contra Inglaterra en los cuartos de final el que mostró su postura ideológica.

Después de ese partido, donde “el Diego” hizo 2 goles que pasaron a la historia, uno por ser la tan famosa “mano de Dios” y otro por ser considerado el “gol del siglo” y el mejor en la historia de los mundiales. Maradona comentó que fue una “revancha” y una “forma de recuperar las Malvinas” ante los ingleses.

Cuando llegó a Argentina y fue invitado por el presidente, Raúl Alfonsín, a celebrar el título en la Casa Rosada. Maradona le reveló a un medio europeo su postura política:

“Soy de izquierda, todo de izquierda, de pies, de fe, de cabeza. Pero no en el sentido que ustedes le dan en Europa al término político. Soy de izquierda en el sentido de que soy para Alfonsín, para el progreso de mi país, para mejorar el tenor de la vida de la gente pobre, para que todos tengamos paz y libertad”, comentó el astro argentino.

Maradona decía que Fidel Castro era su “segundo padre”. En 2005 en su programa “La Noche del Diez” entrevisto al líder cubano y este le comentó que: “Siempre tuvimos muy buena relación, muy buena amistad. Desde el primer día que viniste aquí con tu niña en 1987”.

El astro argentino estuvo en Cuba 4 años tratando de recuperarse de adicción a las drogas. En el 2000 “Fidel me abrió las puertas cuando en mi país muchas clínicas me las cerraban”, decía el 10 argentino.

Otra gran amistad de Maradona fue el expresidente venezolano, Hugo Chávez, para quien siempre tuvo palabras de elogio y cariño después de su muerte. En varios partidos o apariciones públicas “el 10” siempre se mostraba con una gorra con los colores de Venezuela y se identificaba como un soldado más del chavismo. 

En sus habituales luchas contra la FIFA y la Conmebol, Maradona fue a Bolivia en 2008 a jugar un partido de fútbol, para demostrarle a estos organismos que se podía jugar en la altura de La Paz. “Le hemos demostrado a la FIFA que se puede correr dentro de esa cancha, no pueden prohibir que alguien juegue donde nació”, comentó el campeón del mundo.

Fuente: AFP – Redes Sociales

| JC