Los “sobreprecios” en contratación pública y el covid-19: más allá de lo evidente

Preparación de alcoho en gel. Imagen representativa: YouTube

La PHD en Derecho Inés María Baldeón, afirma en su más reciente publicación que el 85% de hospitales en el mundo tiene problemas de abastecimiento durante la emergencia por COVID-19.

 

Punto Noticias: Inés Baldeón, doctora Internacional en Derechos Fundamentales y Libertades Públicas, y autora de numerosas publicaciones jurídicas ha realizado un análisis donde expone ciertas inquietudes sobre la compra pública en emergencia.

A criterio de Baldeón, con la pandemia por el coronavirus (COVID-19) se disparó la demanda de mascarillas, guantes, batas quirúrgicas, ventiladores y demás insumos médicos, que se convirtieron en productos escasos y como tales, muy valiosos para atender la emergencia.

Los gobiernos se han visto obligados a abastecer esta demanda, teniendo que hacer procesos de contratación pública y en unos países más que en otros afloraron denuncias de aparentes sobreprecios.

Su hipótesis se basa en la existencia de países con mucho dinero que no pueden comprar y que, en materia económica, los productos valen lo que el comprador está dispuesto a pagar por ellos, por lo que los precios suben cuando esos productos son escasos.

Por lo tanto, la subida de precios de los productos durante la emergencia sanitaria no puede tener como único origen la corrupción denunciada de forma general, sino que estamos frente a otro escenario en donde hay una demanda que supera con creces la oferta productiva, lo cual nos obliga a mejorar, fortalecer y consolidar los procesos de compra, para aglutinar compradores que hagan frente común en la búsqueda de precios al por mayor y por grandes cantidades, que elimine la cadena interminable de revendedores y comisionistas.

La prefecta de Pichincha Paola Pabón se ha referido al respecto este miércoles 17 de junio en su cuenta de twitter: «Hay un problema de ESPECULACIÓN y AUMENTO DE PRECIOS en la pandemia, esto provocado porque se permitió que los vendedores impusieran sus reglas de juego, con pocos proveedores y miles de compradores dispuestos a adquirir los mismos productos» escribió la autoridad provincial quien ha compartido la publicación de la Doctora Baldeón.

La globalización económica, ha evidenciado un “sálvese quien pueda” con fuertes medidas de proteccionismo asociado.

De ahí que, que a criterio de la jurista, se deba incrementar la transparencia, la ética en el manejo de los recursos públicos, sin olvidar que tenemos una nueva realidad de fuerte escasez de proveedores y una avalancha “inmisericorde” de compradores con plata para intentar cuidar su vida; de la cual podremos intentar salir bien parados solo si propiciamos frentes de compra consolidados que agrupen requerimientos y eviten una cadena interminable de revendedores y comisionistas.

Si no logramos ello y seguimos propiciando la cultura del escándalo mediático (con denuncias por todo y muchas veces sin fundamento, con políticos huyendo por caer en sus propias trampas o en las de su contrincantes) inundará la cultura del miedo no solo al contagio del coronavirus, sino que caeremos en el error de “penalizar todo”, de tener inundadas las cárceles como “venganza colectiva” y además, ahuyentaremos a proveedores honestos que ante el miedo al escándalo y a la afectación de su buen nombre y reputación, preferirán alejarse del mercado público, dejando ese ámbito como “tierra de nadie”, o más bien de aquellos que no les importa vivir del escándalo ni les importa su buena reputación ni su buen nombre. (C.D.A.)

 

Publicación completa de la Doctora Inés María Baldeón.

LOS-SOBREPRECIOS-Y-EL-COVID-19-MAS-ALLÁ-DE-LO-EVIDENTE-PARA-LA-WEB-DE-CEAS