Los profesionales de salud no han tenido descanso, han presentado problemas respiratorios y psicológicos: Víctor Álvarez

Foto: Pichincha Universal / MH

Necesitamos tener una cabeza y un vocero oficial, llevamos prácticamente un mes de silencio de la autoridad sanitaria y esto conlleva a una percepción de que el sistema sanitario está a la deriva, agregó.

Víctor Álvarez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, advirtió que en los próximos días el sistema sanitario mostrará una situación grave al empezar a registrar pacientes de Covid-19 producto de las campañas electorales y el feriado de carnaval.

Criticó que en este contexto la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, solicite que por periodo de graduaciones el COE Nacional le permita ampliar la capacidad de aforo en los locales para festejar a los graduados: “Hay que tomar en cuenta que una de las causas para que el virus explote en Guayas fue este tipo de eventos”.

Aclaró que la inmunización de rebaño no está funcionando, lo cual se evidencia en Manaos donde al igual que Guayaquil el 70% de la población se había contagiado pero eso no impidió que los casos crezcan exponencialmente de nuevo: “Tenemos que trabajar y aprender de las experiencias”.

Manifestó que en Pichincha ya se registra un 2.5% de ocupación hospitalaria por coronavirus en menores de 15 años, es decir representan más de 3.000 casos con el virus: “Y el problema es que en los últimos meses han aumentado personas entre 20 a 40 años que son graves y con decesos”.

Álvarez indicó que la capacidad de los hospitales no solo se puede calcular por el número de camas o falta de insumos sino también por el cansancio que presentan los profesionales de salud: “No hemos tenido descanso durante un año, hemos caído enfermos para otra vez salir a trabajar (…) los profesionales no solo tenemos problemas respiratorios sino también psicológicos, ansiedad, depresión porque hay cansancio, no miramos el problema sanitario por la situación física”.

“Necesitamos tener una cabeza y un vocero oficial, llevamos prácticamente un mes de silencio de la autoridad sanitaria y esto conlleva a una percepción de que el sistema sanitario está a la deriva”.

Además recordó que el país no puede mirar solo a los pacientes Covid-19 sino también a quienes tienen enfermedades crónicas y que no son atendidos debidamente: “El momento en que el sistema sanitario dirige todos sus recursos a combatir a la pandemia disminuimos la capacidad de respuesta”.

Lamentó que en la coyuntura actual el proceso de vacunación sea tomado como un secreto nacional, lo cual, dijo, es preocupante para los profesionales de salud porque no hay transparencia ni cronograma para aplicar dosis a los que se encuentran en primera línea.