Los estafados en el caso Proinco volvieron a ser engañados por Santiago Ribadeneira

Lo denuncia Carlos Viñán, dirigente de los perjudicados, quien critica a la administración de justicia.

Punto Noticias. En cuatro años, las 1.356 personas perjudicadas por Santiago Ribadeneira Troya, en la escandalosa estafa conocida como el caso Proinco, por alrededor de 100 millones de dólares, no han podido recuperar sus dineros.

Carlos Viñán, presidente del Comité de Víctimas de Proinco, recuerda que, en las instancias judiciales, Ribadeneira, propietario de la financiera, ya fue condenado a 13 años de cárcel, por estafa masiva, pero fueron liberados dos gerentes, quienes también manejaron los recursos y firmaron pagarés:  Fernando Cobo, por 60 millones de dólares y María José Gálvez, por 20 millones de dólares.

Viñán contó que, durante los cuatro años, las familias estafadas han vivido situaciones muy críticas, por confiar en la marca Proinco, administrada inicialmente por Rodrigo Paz Delgado, una empresa muy solvente, dice Viñán, que, luego de ser adquirida por Ribadeneira Troya, comenzó a sumar problemas económicos.

La estafa hacía ver a este como un negocio lucrativo, que consistía en vender derechos fiduciarios, pagarés a cambio del dinero invertido, fideicomisos, promesas de compra venta, etc., para en un plazo determinado reconocerles intereses del 10% al 12%, para posteriormente firmar un compromiso de venderle nuevamente a la empresa.

El problema empezó con el proceso de migración hacia las empresas vinculadas Encaisser, Mingacorp y Maktradecorp. El enganche era Proinco y el dinero circulaba a través de Proinco.

Carlos Viñan sostiene que quienes pusieron dinero en este negocio no eran inversionistas, sino depositantes, que recibieron certificaciones de depósito, de diferentes cantidades, que seguían renovando, hasta que, de la noche a la mañana, cambiaron los certificados por papeles sin respaldo de ninguna clase, pasando de la institución financiera a las empresas señaladas, regidas por la superintendencia de Compañías, no por la de Bancos.

El perjudicado considera que, durante el largo proceso, los largos reclamos, los administradores de justicia les fallaron a las familias estafadas.

Viñán señaló que, durante el último mes y medio, Ribadeneira les ha bombardeado, desde la cárcel, con videos e información, pero en ninguno de ellos indica cómo les va a devolver el dinero entregado, que no se sabe en dónde está.

Denunció que Ribadeneira les volvió a engañar, porque entregó en dación de pago dos terrenos, por 30 millones de dólares, con lotes que costaban, el uno 300 mil dólares y lo hizo pasar por 16 millones de dólares. Las personas a las que supuestamente se les pagó con los terrenos, hasta la fecha no han recibido nada, después de firmar los documentos.

Rechazó la propuesta de Ribadeneira, quien pide que los perjudicados se alíen con él, para juntos sacar adelante a las empresas.