Llena una botella de amor: una casa de plástico, ¿es posible?

Llena una botella de amor

Punto Noticias.- Pilar Ramos y John Berrío López, de la Fundación «Llena una botella de amor«, estuvieron en nuestros estudios. «Estamos buscando solucionar la problemática de fundas, de empaques flexibles, plásticos, que nuestro dolor de cabeza en toda sociedad». Así explicó John Berrío. 

«En Ecuador se producen 550 toneladas diarias de bolsas, de fundas y empaques plásticos» prosiguió Berrío. Ese material se convierte «en un proceso de fricción y de calor. Se muele ese material plástico y se convierte en tablas, baretas, postes, de maderas plásticas». Para tener más detalles, el proceso es el siguiente:

La botella se rompe, se abre por la mitad. Se saca el contenido y todas esas fundas: el palito con que se revuelve el tinto, el sorbete, la funda plástica, el empaque de las galletas (…) Luego nosotros podemos aglutinar el material. Aglutinarlo es romperlo con cuchillas y someterlo a temperatura, a fricción. Entonces, el plástico se convierte en una crispeta (canguil). Y luego podemos a otras temperaturas y fundirlo dentro de un molde, que se convierte en una tabla, en un poste.

Ramos explicó que se usa una botella para que se comprima los plásticos recogidos y que no ocupe mucho espacio. «La botella nos permite como personas naturales seamos una máquina apiladora de plástico compactadora».

El plástico se convierte en material de construcción. Luego se arma un panel (puerta, ventana, entre otros) y se juntan como si fuera un lego. «Eso nos permite construir una casa en cuatro horas», explicó Berrío. La casa también se puede ampliar y se usan elementos estructurales metálicos para darle más resistencia.

El proyecto aspira a construir cuatro millones de casas en América Latina, en los próximos 10 años. Para lograr esa meta -dijo Berrío- vamos a tener que reciclar 20 millones de toneladas de plástico, de un solo uso (el plástico que solo se usa una sola vez, como el sorbete, por ejemplo). En Colombia ya hay 57 viviendas que se van a construir en el resto de este año.

Dio un dato adicional: con 100 mil botellas (llenas de plástico) se puede construir ya una vivienda. Son sismo-resistentes, y una de estas casas (54 metros cuadrados) puede costar entre 13 y 14 mil dólares.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*