Legislatura realiza control político a manejo de la basura en Quito

Imagen referencial

Los documentos entregados a la mesa de Soberanía serán remitidos a la Fiscalía, que deberá determinar si hubo posible delito ambiental.

Punto Noticias. Luego de escuchar la información entregada sobre el manejo de la basura en Quito, los integrantes de la Comisión de Soberanía aprobaron que la documentación expuesta sea enviada a la Fiscalía, con el propósito de que investigue y determine si hubo o no el cometimiento de un delito ambiental, tipificado en el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

El ministro del Ambiente, Paulo Arturo Proaño, aseguró que, con fecha 9 de junio de 2020, se notificó del incumplimiento a las obligaciones de la licencia ambiental, las medidas de los tres planes de acción aprobados y la normativa ambiental vigente, así como la inmediata operación de las plantas de tratamiento de lixiviados, en la planta de tratamiento de El Inga.

Informó que el Ministerio, entre otras acciones, emitió una licencia ambiental para el proyecto, tres viabilidades técnicas a los diseños de conformación del relleno sanitario, seis inspecciones de control y seguimiento y cinco notificaciones a la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs-EP).

Sostuvo que el 14 de octubre se aprobaron los términos de referencia de la auditoría ambiental de cumplimiento, del período 24 de mayo 2016 a 24 de mayo de 2018, así como la actualización del plan de manejo ambiental del proyecto, requiriendo la presentación de monitoreos, regularización del cubeto nueve a y nueve b, pero hasta ahora no se ha presentado esa auditoría de cumplimiento.

Según Xavier Sinche, actual gerente de Emgirs, el cubeto nueve b tiene una vida útil de 70 días para concentrar la basura diaria, a lo que se suma el aprovechamiento de ciertas zonas, lo que permite establecer que el relleno sanitario de El Inga tiene un tiempo de tres años y siete meses para continuar operando normalmente.

El concejal Eduardo del Pozo, quien preside el directorio de Emgirs, expuso que la capital genera 2 mil toneladas de basura, lo que a su vez provoca 400 metros cúbicos de lixiviados (líquidos), diariamente. Señaló que observó una manifiesta negligencia de la administración saliente de la Emgirs, pues a más de no dar paso a la construcción del cubeto 10 (sitio de aprovechamiento para disposición de residuos), las piscinas no habían recibido tratamiento, por algunos meses.

A decir del concejal, las piscinas se encontraban repletas y los líquidos tóxicos se habían acumulado dentro del relleno, lo que pudo conducir a una grave crisis sanitaria en la capital y afectación a la salud de la población del sector.

Según del Pozo, los documentos han sido trasladado a la Contraloría, a fin de que determine responsabilidades administrativas en un tema que pudo configurar un delito ambiental.

Dijo que hoy se ha puesto en marcha un plan de contingencia, que implica la utilización de espacios adicionales del cubeto nueve b, además de elevar un metro de altura alrededor de cada una de las piscinas, para que los lixiviados no pasen la cuota de seguridad y no existan derrames.

Fuente: Asamblea Nacional.