Las nuevas reglas del Fútbol durante el Covid-19

Andrés Luna Montalvo 

Esta semana volvieron a los entrenamientos varios de los equipos europeos que se aprestan a reanudar los campeonatos locales de fútbol. Distantes pero sonrientes, se fotografiaban Marc-André ter Stegen y Luis Suárez, dos de los once primeros deportistas que el FC Barcelona convocó para el primer entrenamiento “a distancia”. No hay abrazos, no hay besos ni siquiera saludos de mano. Cada quien en su parcela de la cancha cumple las indicaciones de Quique Setién, su entrenador.

El sábado 16 se reanuda la Bundesliga, el legendario campeonato alemán en donde el Bayern Munich es el rey al que no le interesa otra “corona” que no sea la de campeón. Con menos de 300 personas en los estadios, será el primer gran torneo de interés mundial que vuelva a encender los televisores. La FIFA determinó que en adelante puedan realizarse cinco cambios en lugar de cuatro, esto por el deteriorado estado físico en el que ha derivado el confinamiento.

La Confederación Sudamericana de Fútbol, molesta, acusa al órgano rector de no informar ni menos consultar sobre el cambio de reglamento, pero no es lo único que sus financistas le han planteado a la FIFA para renovar al balompié. Lleva algo más de tres años la idea, y el Covid-19 podría acelerarla, de que, debido a la reducción del tiempo que la audiencia le dedica a ver un partido de fútbol completo, se acomoda la opción de reducir de 90 a 60 minutos el juego. Hoy se dirá que es para evitar lesiones en deportistas descontinuados de preparación física, mañana será para que la gente pase menos hacinada entre la montonera y luego se explicará que la medida fue exitosa y ha mejorado el espectáculo.

Lo cierto es que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTICS) generan nuevas experiencias en los usuarios; el mirar un partido de fútbol, para la audiencia joven, es comentarlo en Twitter, grabarlo para un TicToc, retratarlo en una comelona fotografiada en Facebook, o simplemente, informarme los cambios en el marcador a través de aplicaciones que me indican cuando hay un gol, si total, eso es lo que importa. Los jóvenes miran con atención alrededor de 40 a 60 minutos a un partido de 90, han dicho los estudios. La Junta Internacional de Fútbol Asociación (IFAB) propuso la modificación a mediados de 2017 para “promover el juego limpio, parar el cronómetro en cada pelota detenida y, sobre todo, incrementar la emoción en juego”, hoy, los ejecutivos de la Premier League también defienden la disminución del tiempo por la pandemia, lo cierto es que la industria del entretenimiento es tan amplia que debe ser diversificada, y en este contexto, quizás más temprano que tarde, podamos resumir el partido en 60 minutos, como ya lo hacen en los compactos de ESPN o FoxSports, justo el tiempo que nos dura una serie antes y una novela después del noticiero.