Las desventajas que viven los medios comunitarios en el concurso de frecuencias

Una experiencia de la presidenta de Churo Comunicaciones.

Punto Noticias.- Presentamos a continuación la entrevista con Verónica Calvopiña, presidenta de Churo Comunicaciones quien revisa el concurso de frecuencias impulsado por el Ministerio de Telecomunicaciones donde existe una clara desventaja entre medios comunitarios frente a los medios privados y mucho más con aquellos que están más años al aire.

La Principal de Churo Comunicaciones, Verónica Calvopiña, señala que en el Concurso de Frecuencias “se presentaron solicitudes las cuales fueron calificadas para integrar en el concurso, alrededor de 600 solicitudes de frecuencias”, en su mayoría fueron “para medios privados y otro tanto para medios comunitarios”.

Es visible que existe una disminución considerable de la participación de organizaciones sociales, al menos en el sector comunitario, recuerda comparando con el proceso del 2016.

“La ley lo que nos dice claramente, es que debería ser el 34%; sin embargo, lo que vemos es que ese 34% no se va a lograr en este concurso, sino que se hará de manera progresiva, pero no sabemos hasta cuándo”, dice Calvopiña.

Analizando el contexto de frecuencias, señala que en las ciudades más pobladas como Quito Guayaquil y Cuenca, no habría espectro para frecuencias comunitarias, pero la autoridad de telecomunicaciones indica que más adelante se va a tomar una decisión de ampliar el espectro, o sea aumentarían al inicio del dial y también al final, se ampliaría uno o dos números, pero eso es incierto.

Según esta comunicadora, para la provincia de Pichincha hay 4 frecuencias para medios comunitarios, que todas están ocupadas, “o sea todas tienen un concesionario funcionando”, en otras provincias donde hubieron concesiones nuevas, las frecuencias no estaban ocupadas.

Ahora existen “solicitantes que presentaron todos los requisitos, fueron aprobados por el Arcotel, y algunos van a entrar en un proceso que lo han llamado de competencias, es decir, donde hay más de dos concesionarios interesados, no por una frecuencia sino por un área de cobertura que tendría que ver con los cantones de la provincia de Pichincha”, explica.

Calvopiña define la situación puntualizando que existe “una realidad muy marcada en este país, donde no existe forma en que la sociedad civil pueda estar presente en los medios de comunicación; en sí, el acceso a los medios privados es muy limitado y peor aún en los medios públicos”.

“Lo que vemos son otras formas de expresión de la sociedad que busca esos espacios y ejercer su derecho a la comunicación. En ese sentido si creemos que este concurso de frecuencias debió dar más oportunidad para que puedan presentarse. Uno tiene la idea de que los medios comunitarios están en lugares muy lejanos y que en las grandes ciudades no existen, pero es así porque hay leyes que han impedido su existencia”, recalca.

Insiste la experta, en que “ahora a pesar de haber leyes favorables para estos medios comunitarios, sin embargo, hay condiciones limitantes que no hace posible esto, me refiero a que el concurso se lo hace en medio de una pandemia y una crisis económica”, concluye.