La renegociación de la deuda no reduce el capital ni los intereses que el país tiene que pagar, a decir de Carlos de la Torre

Imagen: Pichincha Comunicaciones

Según el experto económico, lo que hace es prologar en el tiempo el pago de la deuda.

Punto Noticias. Carlos de la Torre, exministro de Finanzas, alertó que la renegociación que realiza el Gobierno de Lenín Moreno de la deuda en bonos no es beneficiosa para el país, como asegura el mandatario.

Según el experto, en términos políticos, era importante para el Ejecutivo hacer un anuncio positivo para la economía, luego de dos años y pico de un manejo económico desastroso, que nos ha llevado a una situación gravísima.

De la Torre rebatió lo señalado por Moreno, quien aseguró que la renegociación permitirá apuntalar la dolarización, porque, según el exministro, si bien el pago de la deuda significa salida de divisas, los recursos salen más por fuga de capitales y por otros medios, como las importantes excesivas, que no han sido controladas.

De la Torre advirtió que la renegociación no está concluida, a pesar de que el Gobierno la presenta como un hecho consumado, porque recién es una propuesta que tendrá que ser aceptada formalmente por los tenedores de bonos, cuyo plazo vence el 15 de agosto.

Reconoció que en la negociación se ha logrado bajar los pagos periódicos que se tienen que hacer por deuda externa.

El economista sostuvo que no es verdad que se logró un período de gracia para realizar los pagos, sino que simplemente se canjearán los bonos que ya tenían vencimientos en los próximos meses y años, para que se posterguen más en el tiempo.

“El Ecuador no va a tener que pagar capital durante mucho más tiempo y sí se ha establecido un espacio en el cual no vamos a tener que pagar intereses. Pero es una negociación, esto es dando y dando. El Ecuador consigue este beneficio, en términos de que bajan sus cuotas periódicas, pero se extienden 10 años el plazo de los bonos”, explicó.

Sobre la reducción de la tasa de interés, que el Gobierno anuncia que es un gran logro, aclaró que se baja la tasa promedio del 9,2 % al 5,3 %, pero los intereses que se dejan de pagar pasan a conformar un nuevo bono y se capitaliza como una nueva deuda, que Ecuador tendrá que pagar.