La guerra mediática de la Fiscalía General del Estado en el caso Sobornos

Foto: Asamblea Nacional

En menos de un mes elaboró 36 videos informativos sobre el proceso

LOS PERIODISTAS

De manera inédita, la Fiscalía General del Estado ha centrado su esfuerzo comunicacional en un solo proceso. Se trata del denominado caso Sobornos, en el que son investigados, por presunto cohecho, funcionarios del gobierno anterior.

En la página web de la institución, se destaca en la portada un espacio destinado exclusivamente al tema, con cuatro grandes subcapítulos titulados: Procesados, Vocería Institucional, Videos e Información del Caso.

En un tiempo récord, desde el 10 de febrero se editaron y publicaron 36 videos en su portal y cuentas de redes sociales.

Además, constan 25 boletines de prensa y una amplia reseña, con una serie de recopilaciones del caso, investigado desde el 04 de mayo de 2019.

Los videos recogen las diferentes fases del proceso, como etapa de juicio, testimonios, alegatos, acuerdos probatorios, testimonio anticipado de Pamela Martínez y Laura Terán, testigos de la Fiscalía, audiencias, pericias relacionadas con Alexis Mera, depósitos bancarios, peritajes grafotécnicos, partes policiales, inspecciones, allanamientos, peritajes informáticos, financieros y científicos, y pruebas de la Procuraduría General del Estado.

Se elaboraron videos y reseñas individuales de cada procesado, entre ellos, el expresidente Rafael Correa, el exvicepresidente Jorge Glas, el exasesor Jurídico de la Presidencia Alexis Mera, el exsecretario de la Administración Vinicio Alvarado, y los exministros de Transporte Walter Soliz y María de los Ángeles Duarte.

En varios textos se asegura, en reiteradas ocasiones, que existió una organización criminal y una estructura delincuencial. Es decir, se hacen afirmaciones en las que no se respetaría la presunción de inocencia.

En la cuenta de Twitter de la Fiscalía se mantiene, como tweet fijado, un video animado en el que se defiende la acción sobre este caso y se acusa a los procesados de victimizarse como perseguidos políticos.

Para el exfiscal Anticorrupción, Fernando Lara, la actitud de la Fiscalía demuestra desesperación por desaciertos cometidos dentro del proceso.

Considera que el intento de posicionar mediáticamente este caso constituye una violación de la garantía constitucional a la presunción de inocencia de las personas procesadas.

Cree que la fiscal Diana Salazar debe centrar las investigaciones en el ámbito judicial, mas no en una exposición mediática porque el proceso se contamina de presión política y social.

“En este caso la fiscal está haciendo lo contrario a lo que debería hacerse que es estrictamente el litigamiento judicial en materia penal”, sostiene.

Con ese criterio coincide el experto en materia penal, Gonzalo Silva, quien sostiene que la acción mediática de la Fiscalía tiene el propósito de presionar para que se dicte sentencia condenatoria en contra de los procesados.

“Cuando se publicitan las pruebas se está ejerciendo una presión social y política para lograr fines protervos, causa sorpresa que la fiscal en forma reiterada se preocupe de descalificar a la parte procesal”, opina Silva, quien cree que existe desesperación en la Fiscalía y la Procuraduría General del Estado.

Fuentes de la Fiscalía explicaron que en estas últimas semanas se ha duplicado el trabajo del personal de comunicación, incluso fuera del horario laboral, con el fin de cumplir los requerimientos de la máxima autoridad sobre el caso Sobornos.

Los numerosos videos y otros productos informativos, producidos por la Fiscalía General, han sido utilizados como insumos por los medios de comunicación para la elaboración de sus reportajes.

A esto se suman las constantes ruedas de prensa que concede Diana Salazar para hablar sobre este proceso.