La enésima primera vez de Carapaz

Por: Andrés Luna Montalvo.

La semana del 15 al 19 de septiembre de 2020 fue nuevamente un tiempo épico para el deporte de Ecuador. Tras resignar su trono como campeón del Tour de Francia en la Etapa 15, Egan Bernal obligó a replantear los objetivos trazados en un inicio por el equipo Ineos. “Quiero llevar caramañolas y ayudar a mis compañeros”, reconoció el oriundo de Zipaquirá y fue lo que hizo en la Etapa 16, cuando Richard Carapaz se sintió en la necesidad de salvar la carrera de su equipo.

Es el primer ecuatoriano en disputar el Tour de Francia, fue el primero también en llegar segundo en una etapa, también es el primer compatriota en vestir el prestigioso jersey del “Rey de la Montaña”, que solo cuatro ciclistas colombianos lo han ganado en representación de Latinoamérica desde que se lo instauró en 1933. Fue el primero en correr una “Grande”, con la Vuelta a España de 2017, luego el primero en estar en el Giro de Italia, el primero en ganar una etapa de 2018 y el primero en conquistar el Trofeo Infinito en 2019.

Todo lo que ha logrado Carapaz no tiene precedentes, aunque su maestro y mentor, el legendario Juan Carlos Rosero, trazó las flechas del camino. Carapaz fue el primer extranjero en ganar la Vuelta a la Juventud colombiana, mientras Rosero fue el primer ecuatoriano en ganar en Colombia. Esa hazaña la consiguió con la Vuelta a Boyacá en 1992 derrotando al mítico Lucho Herrera, el primer colombiano en ganar una de las Grandes Europeas, como fue la Vuelta a España de 1987. Dicho sea de paso, Herrera también fue el primer latinoamericano en ser el Rey de Montaña, maillot de puntos rojos que vistió Richard Carapaz en tres etapas de este 2020.

“El Cóndor”, como se conocía a Rosero, llegó, eso sí, antes que Carapaz a Europa. Corrió para el equipo Pepsi Cola de Italia y todas sus conquistas las transmitió a Richard como su descubridor, tutor y entrenador. Deportista a carta cabal, sin trago ni tabaco para predicar con ejemplo, Juan Carlos Rosero falleció el miércoles 23 de enero de 2013 luego de un paro cardiaco. Ese día Carapaz se retiró del ciclismo. Semanas después, el viento inspirador de la presencia de “El Condor de los Andes” le sugirió a Richard que vuelva, que “La Locomotora” apenas empezaba a calentar, y que había muchas “primeras veces” que lograr.