La ciudadanía se reactiva en el centro histórico de Quito libre de vallas

Los peatones que llegan a la plaza de la Independencia están de acuerdo en que ya no estén las vallas en este lugar, pero en la calle Manabí, donde las apilaron impiden el paso de la gente.

Punto noticias.- La plaza de la Independencia se mantuvo desde el mes de octubre del 2018 con vallas hasta el 31 de diciembre, esto impedía el desarrollo del turismo, la libre movilización y el desarrollo de los comercios del sector. Ahora la gente camina libremente.

 

Pichincha en tu Barrio fue a la plaza de la Independencia con el fin de preguntar a la ciudadanía su opinión sobre el quitado de las vallas, pero lamentablemente estas vallas se encuentran en la calle Manabí, entre la Montufar y avenida Pichincha en el Distrito de Policía Manuela Sáenz.

Los peatones que llegan a la plaza de la Independencia les parece bien que ya no estén las vallas en este lugar, pero en cambio, en la calle Manabí en donde las apilaron impiden el paso a la ciudadanía.

En la plaza Grande (Independencia) los comerciantes señalan que “se ha reactivado el trabajo, los locales ya están funcionando, porque les despedían a los empleados por lo que no había venta, ahora ya hay movimiento laboral”, dice un comerciante.

“Es totalmente herrado lo que ponen las vallas, es como que estuviéramos encarcelados, ahora que está todo limpio que hermoso que se ve, es bueno para los turistas y que haya comercio”, indica un transeúnte, que cuando están las vallas los policía obligan a las personas a pasar por otros lados y se pierde el tiempo y no se puede hacer ningún negocio, “la gente se dedica al robo”, añade.

“Ya se aplica el derecho constitucional a la libre circulación”, dice otro ciudadano. “Mire esta hermosa plaza que tenemos”, por fin entendieron que tiene que estar libre de cerpentinas y vallas, señala.

Un grupo musical cuenta que con las vallas no podían pasar “no podíamos cantar y hacer aunque sea para la comidita algo”, dice uno de los integrantes.

“Me parece muy bien que ya no haya vallas, ahora ya hay libertad para todos, porque así estábamos oprimidos por el Gobierno”, lo que reactiva el comercio y el turismo. “Ahora tenemos la libertad de caminar por donde queremos”, señala un visitante del sector.

Desde el 31 de diciembre se quitaron las vallas, señala un comerciante, “espero que se siga viendo así bien bonito, despejado de los fierros y que haya más afluencia de turistas”, dice el dueño de una cafetería en la plaza de la Independencia. “De a poquito se reactiva la economía pese a la pandemia”.

Después de visitar la plaza Grande fuimos al lugar donde se encuentran ahora las vallas, las cuales están ubicadas en la calle Manabí, entre la Montúfar y avenida Pichincha, en el Distrito de Policía Manuela Sáenz.

Allí los transeúntes y comerciantes están molestos porque les impide el paso y los comercios informales no pueden realizar sus actividades con normalidad. “Estorban y quitan el paso, quitan a los comerciantes y ponen puro tubo”, dice molesta una comerciante informal.

“Las vallas obstaculizan el paso, las autoridades deberían poner más orden en la ciudad”, dice un peatón muy molesto.

“Perdemos el empleo, perdemos el turismo por estas mamarrachadas que ponen en la ciudad”, dice indignado otro transeúnte.

El pedido de la ciudadanía es que la ciudad se mantenga libre de vallas para poder movilizarse con libertad, ya que impide el comercio, no llegan los turistas y hasta han botado empleados de algunos negocios del centro histórico.

GRG//