Jueces temporales para completar la Corte Nacional de Justicia

 

 Las vacantes serán asumidas de forma temporal mientras se nombran a los definitivos en un proceso que comenzará en el 2020 y durará un año.

Jueces provinciales llenarán las vacantes dejadas por lo magistrados removidos de la Corte Nacional de Justicia tras la evaluación, según el Consejo de la Judicatura.   Las vacantes serán asumidas de forma temporal mientras se nombran a los definitivos en un proceso que comenzará en el 2020 y durará un año.

Para designar a los magistrados provisionales, la Dirección de Talento  Humano busca candidatos entre los 337 jueces provinciales que hay en todo el país.

Según María del Carmen Maldonado, presidenta de la Judicatura, los  aspirantes deberán reunir los siguientes requisitos: mínimo 10 años de experiencia dentro de la Función Judicial, 5 años específicamente en cortes provinciales, y especialidad en el ámbito penal, administrativo, tributario, civil, laboral o familiar, entre otros.

El pleno del Consejo de la Judicatura, se reunirá mañana 19 de noviembre para analizar las opciones y hacer la designación.

Juan José Morillo, vocal del Consejo de la Judicatura, indicó que el 22 de noviembre ya se incorporen a las nuevas funciones en la Corte Nacional.   Reiteró que el servicio que brinda la Corte Nacional de Justicia no se paralizará una vez que ha finalizado la evaluación.

 

Aseguró que mientras se realiza la selección de los reemplazos temporales de las cortes provinciales, cinco conjueces que si aprobaron la evaluación asumirán desde hoy las oficinas de los magistrados removidos y acudir a las audiencias que ya estaban programadas.

“Según el resultado de esta evaluación está probado que el camino más idóneo es la carrera judicial. El Consejo de la Judicatura,  no incursiona en lo jurisdiccional, las leyes están para ser aplicadas por los jueces”, afirmó.

Nueve meses duró la evaluación a la Corte Nacional. Los vocales del Consejo de la Judicatura aseguraron que este proceso fue técnico, que no se trató de un tema político y que el objetivo no era remover a los magistrados que ingresaron en el correísmo.

Fuente:  Consejo de la Judicatura / El Comercio