Investigarán a 592 personas cercanas a Evo Morales asegura el Gobierno de facto boliviano

Álvaro Coimbra, ministro de Justicia, anunció que esta acción la realizarán como necesidad que tienen los países de recuperar los activos, producto de delitos de corrupción, terrorismo y narcotráfico.

Punto Noticias.- Anuncia el Gobierno de facto de Bolivia, este miércoles, que investigarán a 592 autoridades del Ejecutivo depuesto, Evo Morales, según el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, lo que incluye investigar al propio Morales, líderes del Movimiento al Socialismo (MAS), familiares, exministros, exviceministros, exjefes de gabinete, exautoridades de organismos públicos y empresas estatales, que estuvieron en funciones desde el 2006 hasta noviembre de 2019.

Coimbra expresó que en la lista entran «todas las autoridades jerárquicas del órgano Ejecutivo», es decir, «expresidente, exvicepresidente, exministros y exjefe de Gabinete» y quienes ya tengan abiertos procesos penales, «personas expuestas políticamente», utilizada por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para definir a quienes han desempeñado funciones públicas.

Esta acción va en relación a la necesidad que tienen los países de recuperar los activos que hayan sido producto de delitos de corrupción, terrorismo y narcotráfico, insistió el ministro, se espera «tener algún reporte» de las investigaciones en tres meses para identificar y recuperar activos en el extranjero.

El ministro de Justicia de facto, no se entregó nombres de los involucrados en las indagatorias, pero la investigación determinará a las «personas que han cometido delitos de corrupción y que han desviado los recursos públicos (…) y estén ahora en el extranjero».

Para ello según Coimbra, han creado un grupo conformado por el Ministerio de Justicia, la Procuraduría General de Estado, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Fiscalía General del Estado y el Ministerio de Gobierno «para lograr la recuperación de activos en el extranjero».

Evo Morales, se encuentra en Argentina en calidad de refugiado, después de que partiera de su país a México el 11 de noviembre, tras el golpe de Estado en su contra, ahora tiene un orden de prisión abierta de la Fiscalía de Bolivia, que lo vincula a supuestos delitos de «sedición», «terrorismo» y «financiamiento al terrorismo».

Desde el Gobierno de facto, presidido por la autoproclamada Jeanine Áñez, abrió investigaciones y detenido a personas cercanas a Morales. Este tipo de operaciones las catalogó el exmandatario como «terrorismo».

Fuente: RT