Incertidumbre por enjambre telúrico en Esmeraldas

Foto El Universo

Los de la madrugada de ayer fueron de magnitud 3,7 y 4,3 grados, según el reporte del IG. Todos los sismos se sintieron en Atacames, Rioverde y Muisne.

Punto Noticias.- Después de continuos temblores registrados en la provincia de Esmeraldas, se evidencia un enjambre sísmico. Autoridades locales examinaron las viviendas y otras infraestructuras en varios barrios de la capital, en caso de afectaciones habitacionales allí.

 

Cecilia Angulo, gobernadora y otras autoridades comprobaron en los sitios como la ribera del río Esmeraldas y demás.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional (IG) ha reportado más de 50 sismos en esta provincia costera, entre el 8 y 15 de enero. Solamente desde las 05:35 del viernes hasta las 05:55 de ayer hubo 13 movimientos telúricos observados.

Aquellos más fuertes eran de magnitud 4,1, 4,9 y 4,3 grados, ocurridos entre las 13:45 y 14:37 del viernes, los que obligaron a la población a salir de sus casas, de edificios y otros inmuebles.

Los de la madrugada de ayer fueron de magnitud 3,7 y 4,3 grados, según el reporte del IG. Todos los sismos se sintieron en Atacames, Rioverde y Muisne, reconocieron los habitantes de estos sectores.

Es un comportamiento llamado enjambre telúrico en la región de Esmeraldas, como ocurrió en julio y diciembre del 2016, pero aquella vez fueron en tierra, explicaron técnicos del Instituto Geofísico.

Una moradora del barrio Chone, Eugenia Caicedo, al noroeste de la capital esmeraldeña, dijo que sintió un estruendo en su casa de tres pisos.

Los cantones Rioverde, Atacames y Esmeraldas soportan desabastecimiento de agua potable hasta este domingo 17 por daños en la instalación de la tubería de 355 milímetros. Se atribuye este daño a los temblores múltiples están ocurriendo en Esmeraldas desde hace una semana, informó Víctor Estupiñán, presidente de la Empresa pública Emapse.

Las recomendaciones de las autoridades es mantener la calma, tener a mano la mochila de emergencia e informarse de la situación a través de canales oficiales.

Los afectados por el terremoto en el 2016, aún observan las fisuras de magnitud, entre el pilar y la pared de cemento, evidencia del daño en la casa de Luisa Márquez por el terremoto del 16 de abril de 2016, donde el epicentro fue Pedernales, en Manabí, provincia que limita con Esmeraldas. La vivienda de tres pisos ubicada en el barrio Colinas del Sol, oeste de Esmeraldas, sufrió otros daños menores por las réplicas sísmicas, comenta.

En la capital esmeraldeña está instalada la refinería, las tuberías del oleoducto y poliducto, tanques de almacenamiento de petróleo y derivados, la terminal marítima petrolera de Balao, la infraestructura hotelera, caletas pesqueras, entre otras.

“Con las lluvias recientes, aguajes y sismos de mediana intensidad, debe ser revisada toda la infraestructura vial, edificaciones y viviendas”, recomendó el profesional.

En el recorrido que hizo la gobernadora Cecilia Angulo en Esmeraldas, constató que hay familias que perdieron sus casas en el terremoto del 2016 y que siguen albergadas en tres unidades educativas.

Se reunieron el viernes con funcionarios del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), para saber cuándo les entregan las casas que les ofreció el Gobierno anterior. “Con estos nuevos sismos se reeditan los momentos de preocupación que vivimos hace cinco años y por ello la población de Tachina está alerta de alguna actividad inusual en el mar”, manifestó Margarita Loor, presidenta del gobierno parroquial.

Fuente: El Universo