Histórico: ONU reconoce oficialmente los beneficios medicinales del cannabis y la retira de la lista de drogas peligrosas

Se trata de una propuesta impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que se venía postergando e implica el primer cambio a los anteriores acuerdos de 1961.

 

Punto Noticias: Después de casi 60 años de prohibición, la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas (ONU) votó para retirar el cannabis medicinal de la lista de sustancias peligrosas y además se reconoce la utilidad médica que tiene el cannabis.

Desde Viena y con mayoría simple se aprobó esta decisión que consiste en retirar al cannabis y su resina de la Lista IV de Convención sobre drogas de 1961, que está reservada a las drogas más peligrosas y con escaso valor médico.

El cannabis se viene usando desde hace varios años en terapias medicinales y este miércoles se lo retiró de la categoría de drogas peligrosas tras reconocer sus propiedades medicinales y terapéuticas.

La Comisión de Estupefacientes, integrada por representantes de 53 países, finalmente aprobó eliminar el cannabis de la Lista IV de la Convención Única de 1961, donde se incluyó la marihuana como una sustancia peligrosa y adictiva, al mismo nivel de los opioides como la heroína.

De los 53 votos que se emitieron, 27 votaron a favor de la acción, incluyendo 26 de los 27 países de la Unión Europea y varios de América. Entre los que se opusieron habían varios de Asia y África. También hubo países latinoamericanos que se opusieron, como Perú, Chile y Brasil.

Qué significa

Hasta ahora, la ONU aconsejaba no usar cannabis con fines médicos de manera totalmente explícita. Eso comienza a cambiar.

La votación en Comisión a favor de retirar al cannabis de la lista IV convalida lo que dijo el Comité de Expertos de la OMS y reconoce que el cannabis es una alternativa para tratamientos de la salud.

Este voto implica un apoyo a las regulaciones del cannabis con fines terapéuticos, sino que también implica un reconocimiento de una realidad ya avanzada en muchos países

Esto significa un gesto importante de reconocimiento por parte de la Comisión que acuerda las normas internacionales sobre el control de sustancias.

No sólo porque supone un apoyo a las regulaciones del cannabis con fines terapéuticos, sino porque también implica un reconocimiento de una realidad ya avanzada en muchos países.

Qué cambia

Si bien la resolución no tendrá un impacto inmediato en la situación legal actual del cannabis país por país, se trata de que algo en el paradigma mundial se está moviendo de forma irreversible.

Los países miembro se basan en la convenciones de la ONU como guía para trazar sus propias legislaciones y precisamente de esa manera fue que se extendió la prohibición mundial impulsada por Estados Unidos en los años 60 y 70.

Con la medida se reconoce la utilidad médica que tiene el cannabis, aunque se aclara que su uso recreativo seguirá prohibido en la norma internacional.

Contexto

En 1961, se firmó la Convención Única de Estupefacientes, que estableció acuerdos para el control de ciertas sustancias y alentó su prohibición.

En esa convención se clasificó a las sustancias en 4 listas:

  • Lista I: Sustancias que son muy adictivas o de probable uso indebido.
  • Lista II: Sustancias que son menos adictivas y cuyo uso indebido es menos probable que las de la Lista I.
  • Lista III: Preparados que contienen una cantidad baja de estupefacientes, son poco susceptibles de uso indebido.
  • Lista IV: Algunos estupefacientes de la Lista I considerados como particularmente nocivos por sus propiedades adictivas y con escaso o nulo valor terapéutico.

El cannabis, entonces, deja de ser considerado «particularmente nocivo por sus propiedades adictivas» y se reconoce su indiscutible valor terapéutico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la utilidad médica del cannabis y recomendaba su retirada de la Lista IV.

Este cambio facilita la investigación del cannabis, que cuenta con principios activos que han mostrado resultados prometedores en el tratamiento del párkinson, la esclerosis, la epilepsia, el dolor crónico y el cáncer.

Queda mucho camino por recorrer, el cannabis permanecerá en la lista I y esto seguirá funcionando como herramienta para justificar su prohibición o la de alguno de sus compuestos en los países que así lo decidan.

Es decir, que aún sigue sin revisarse la postura extrema que llevó a la prohibición del cannabis y que ni siquiera está dispuesta a establecer niveles más tolerantes de fiscalización.

ECUADOR

Ecuador, donde este año se legalizó la siembra, cultivo, producción, industrialización, comercialización y exportación del cannabis no psicoactivo o llamado cáñamo industrial, cuya molécula de Tetrahidrocannabinol (THC) sea menor al 1%, votó a favor. (C.D.A.)

 

FUENTE: ONU, OMS, EFE, THC Radio, Diario El Espectador, redes sociales