Gobierno Nacional no atacó violencia de género, por falta de voluntad política, reclamó asambleísta Mónica Alemán

Reprochó que el Ejecutivo no promovió programas educativos para prevenir los femicidios.

Punto Noticias. Mónica Alemán, integrante del Grupo Parlamentario por los Derechos de las Mujeres, de la Legislatura, criticó al Ejecutivo y a los organismos encargados de aplicar la política pública, porque considera que ven a las mujeres como simples cifras, con relación a las 101 víctimas de femicidio.

Lamentó que la política pública implementada por el Gobierno Nacional no ha logrado romper los estereotipos para erradicar la violencia de género, que ha sido normalizada.

Demandó la aplicación de la Ley para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, que institucionalizó el sistema nacional, encargado de generar diferentes acciones con ese fin, en el ámbito educativo, por ejemplo, en el que el ente rector tiene algunas responsabilidades, como llevar a cabo programas de sensibilización a toda la comunidad educativa: profesores, alumnos, padres y madres de familia, con el objetivo de romper los estereotipos de género.

La asambleísta puso algunos ejemplos de normalización de los estereotipos de género: cuando los padres de familia envían a su hijo e hija a clases, sucede que le piden al varón que le cuide a su hermanita, como si fuera algo normal. Para Alemán, es inculcar un tema de superioridad de lo masculino sobre lo femenino. En este caso recomienda pedir que se cuiden entre los dos, infundiendo igualdad entre varón y mujer.

Insistió la parlamentaria en que el organismo encargado debió atacar la violencia de género con programas de educación, con estrategias comunicacionales, a través de los medios, con campañas constantes.

A su criterio, hay falta de voluntad política del Gobierno Nacional para aplicar este tipo de estrategias, para prevenir y erradicar la violencia de género, que ha provocado los femicidios en el país.

Cuestionó que la Asamblea Nacional haya reformado la Ley de Comunicación, que prohibía la difusión de programas que promueven la cosificación de la mujer y la convierten en objeto, que la utilizan para promoción comercial, etc.