Gobierno condenará a la población al importar la vacuna de $80, cuando en el mercado hay otras por hasta $4, reprocha epidemiólogo

Si vacunan la primera dosis a la mayor cantidad de la población, le dejan condenada a que en 3 meses se ponga la misma vacuna y si llega otra más barata no se puede poner, detalló.

El epidemiólogo y director de investigación de la Universidad UTE, Daniel Simancas, destacó las continuas inconsistencias sobre el manejo de la pandemia del ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, contrastadas con las cifras que deja el Registro Civil.

  1. Se niega a reconocer que el tema de las vacunas es inherente al manejo de la crisis sanitaria.

El experto detalló que si el Estado no vacuna rápido y bien, se seguirán dando mutaciones en el país, pues mientras más tiempo permanezca el virus en el cuerpo, más tiempo tiene de mutar: “Argentina ya cuenta con USD52 millones de vacunas, Perú y Colombia más de 20 millones y nosotros con 25 mil que no sabemos cuándo llegarán estamos contentos”.

Reprochó que Ecuador se quiera casar con una sola vacuna proveniente de Pfizer, la cual tiene un costo de USD80, pues están condenando a la población a su administración cuando hay otras más baratas y llegan a los $4.

“Si vacunan la primera dosis a la mayor cantidad de la población, le dejan condenada a que en 3 meses se ponga la misma vacuna y si llega otra más barata no se puede poner”.

  1. Reitera ese mensaje controvertido diciendo que ha sido la mejor gestión de la pandemia.

Citó que el Registro Civil dice todo lo contario al respecto pues al finalizar 2020 informó que existen 43 mil muertos en exceso, comparados con cinco años anteriores: “¿Cómo se explican los muertos si no es por esta pandemia?”.

De otro lado, manifestó que no existe un sistema de vigilancia epidemiológica fuerte, que le dé seguimiento al viajero que llega del extranjero, aislándolo al menos diez días en hoteles que hoy están desocupados para practicarle una prueba PCR y descartar contagios.

Mencionó que las reservas de las cuales se ha jactado el Gobierno pueden servir para cuidar a la población, haciendo una vigilancia adecuada, llamando a diario a los viajeros, constatando que exista una cuarentena: “Apoyémonos en los hoteles que están cerrados”.