Gobierno busca entregar el Banco Central a la banca privada. Es un remake de la película de terror del 99: Carlos de la Torre

Carlos de la Torre, exministro de Finanzas. Imagen: Pichincha Universal/BPE

La Constitución de ese año a través de la transitoria entregó ingentes recursos a la banca privada que fueron dirigidos en el marco del salvataje bancario, recordó.

El economista Carlos de la Torre, señaló que la Ley de Defensa de la Dolarización, impulsada por el Gobierno de Lenín Moreno, es un remake de la película de terror que vivió el país desde el año 1998, justamente cuando la Constitución de ese año permitió que el Banco Central entregue ingentes recursos a la banca privada, que fueron dirigidos en el marco del salvataje bancario: “Eso determinó en una profundización de la crisis financiera y llevó a la perdida de la moneda”.

Destacó que la crisis de 1999 no afectó el patrimonio personal de los banqueros, pero si terminó perjudicando al Estado, el cual sigue pagando esas cuentas: “Vemos una reedición de los mecanismos vigentes desde ese año para que la banca pueda tener acceso a las reservas internacionales”.

El exministro de Finanzas señaló que actualmente las reservas alcanzan un nivel record, mismas que superan los USD7.000 millones: “Porque se manejaron en ese sentido y no se usaron en beneficio del país”.

Respecto al directorio conformado por cinco miembros que deberán ser escogidos en la Asamblea Nacional de ternas enviadas desde el Ejecutivo, De la Torre, recordó que en los últimos cuatro años Ecuador no ha tenido buenas experiencias de ese tipo selección lo cual se evidencia desde el famoso Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS): “Ya sabemos cómo son esas juntas de notables designadas a dedo dentro de los grupos interesados. Terminarán siendo empleados de los banqueros”.

Reiteró que el primer beneficiado de esta normativa es la banca privada que tendrían, nuevamente, disponibles las reservas internaciones del país: “Y podrían acceder en casos de necesidad cuando la economía siga en una trayectoria que podría generar problemas en el sistema financiero y la forma de resolverlo sería metiendo la mano al BCE”.