Fiscalía de Ecuador mantiene en el olvido investigación sobre detención de sobrino del contralor Pablo Celi, en Miami

Foto: Referencia El Comercio

Raúl de la Torre, detenido con USD 250.000 en efectivo, se declaró culpable por el delito de lavado de activos por el cobro de sobornos en contratos de Petroecuador

LOS PERIODISTAS

Ha pasado un año desde que Raúl de la Torre Prado, sobrino del contralor subrogante, Pablo Celi de la Torre, fue detenido junto al empresario Roberto Barrera, en el aeropuerto de Miami, con 250.000 dólares en efectivo.

Sin embargo, en el Ecuador no se conocen los avances de las investigaciones por parte de la Fiscalía General.

De La Torre se declaró culpable en EEUU, por el delito de lavado de activos y reveló que están involucrados otros funcionarios de Petroecuador y del gobierno ecuatoriano.

De acuerdo con la investigación de la División de Delitos Criminales del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, los detenidos acordaron con una empresa petrolera pagos por USD 3,1 millones por sobornos en contratos adjudicados por Petroecuador entre 2018 y 2019.

En un documento firmado el pasado 14 de noviembre por fiscales estadounidenses, De la Torre aseguró que “conspiró con otros funcionarios de Petroecuador y del gobierno de Ecuador y con ciertas personas en un esquema para recibir millones de dólares en sobornos a cambio de usar su función para permitir a una compañía de servicios petroleros obtener y mantener contratos y pagos contractuales de Petroecuador”.

Sin embargo, no se reveló el nombre de la empresa, ni de los funcionarios involucrados.

¿Quién es Raúl de la Torre? Según su historial laboral, ingresó a la Contraloría General del Estado en 2014 como asistente jurídico, en el mismo año en que su tío Pablo Celi fue designado como subcontralor general.

En 2015 fue ascendido a experto supervisor de patrocinio y posteriormente a servidor público 15. Luego de su detención, el contralor reconoció que es su pariente, aunque aseguró que “tiene un parentesco lejano y ninguna relación directa en la actualidad”.

Fuentes de la Contraloría señalan que luego de que salió de la institución, era muy común ver a De la Torre ingresar a la entidad hasta pocas semanas antes de su detención. Supuestamente llegaba en un automóvil Audi de color negro y se reunía con el director del departamento de Responsabilidades.

Entre 2016 y mediados de 2018 ocupó varios cargos en la Asamblea Nacional, la Agencia de Regulación y Control de Telecomunicaciones, Petroecuador y el ministerio de Telecomunicaciones.

El 21 de agosto de 2018 fue nombrado como asesor de la Gerencia de Petroecuador, cuatro días después de que se posesionó como gerente general de la estatal petrolera, Pablo Flores Cueva.

Tras ser apresado en Miami, Flores se desmarcó de su asesor, al explicar que cumplía la función de asesorar en la liquidación de la refinería del Pacífico y que no manejó dinero ni contratos.

Lo que no aclaró es por qué fue nombrado De la Torre como su asesor en la gerencia general, un cargo de confianza de la máxima autoridad de esa institución.

El asambleísta independiente Washington Paredes, quien impulsó la denuncia ante la Fiscalía, reveló que días antes de la detención, Petroecuador adjudicó un contrato a la compañía de seguridad COMSEG, por un valor de USD 37,1 millones, contrato que estaría relacionado con el presunto cobro de sobornos.

Entre 2018 y 2019, Petroecuador suscribió decenas de millones de dólares en contratos adjudicados a varios proveedores, entre los que consta el mantenimiento de terminales por USD 40,3 millones y la provisión de aceites por USD 18,7 millones.

A diferencia de otras instituciones públicas, más del 90% de los contratos de la estatal petrolera que constan en la sección Transparencia de su portal web, no especifica los valores de las adjudicaciones.

Solicitamos formalmente a la Fiscalía General del Estado información sobre los avances de las investigaciones sobre este caso, pero no hubo respuesta.

La Contraloría General del Estado tampoco ha realizado ningún pronunciamiento respecto a si se están auditando los contratos adjudicados por Petroecuador, en el periodo en que Raúl de la Torre prestó sus servicios en esa institución.

Ramiro Beltrán, miembro de la Comisión Nacional Anticorrupción, criticó la acción de la Contraloría y de la Fiscalía, que en unos casos actúan con celeridad y en otros no.

Luego de un año de este hecho, tampoco se ha aclarado por qué De la Torre viajó acompañado por un policía.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, confirmó que un agente antinarcóticos viajó en la misma fecha de la detención a Miami, aunque aclaró que el uniformado estaba de vacaciones.

Romo pidió una investigación interna a la Policía Nacional, pero hasta la fecha no se conocen los resultados.