Fiestas navideñas en la Casa Blanca pese a Covid-19

Washington, 1 dic (Prensa Latina) Stephanie Grisham, portavoz de la primera dama estadounidense, dijo hoy que la Casa Blanca realizará grandes fiestas navideñas a pesar de la Covid-19, y brindará a los asistentes el ‘ambiente más seguro posible’.

La vocera anunció la reducción de las listas de invitados, además, a los participantes se les exigirá el uso de las máscaras, alentará el distanciamiento físico y el desinfectante de manos estará disponible para los asistentes a los festejos, que comenzarán esta semana.

Los huéspedes disfrutarán de alimentos preparados individualmente por chefs en estaciones de distribución de las comidas protegidas con plexiglás, todas las bebidas estarán cubiertas, el personal de servicio usará máscaras y guantes para cumplir con las pautas de seguridad, dijo Grisham.

‘Asistir a las fiestas será una elección muy personal, es una tradición de larga data que la gente visite y disfrute la decoración icónica de las celebraciones anuales de Navidad de la Casa Blanca, añadió la funcionaria.

Según el diario The Washington Post, serán más de una docena de eventos, cada uno de los cuales contará con la asistencia de más de 50 personas.

Entretanto, los casos de Covid-19 aumentan en todo el país y los funcionarios de salud pública pidieron a los estadounidenses evitar reunirse en grandes grupos durante la temporada navideña para evitar una mayor propagación del virus.

El mes pasado, el cirujano general de Estados Unidos, Jerome Adams, advirtió contra las grandes celebraciones navideñas en interiores cuando se le preguntó sobre los planes de la Casa Blanca de realizar fiestas.

Queremos que todos comprendan que estas celebraciones navideñas pueden ser eventos de gran difusión, por lo que queremos que sean inteligentes y queremos que sean lo más pequeños posible’, manifestó Adams en Good Morning America, de la cadena ABC.

El funcionario instó al público a seguir las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, porque ‘estos se aplican a la Casa Blanca, al pueblo estadounidense, a todos’.

A principios de octubre pasado dieron positivos a la Covid-19 una treintena de personas en la mansión ejecutiva, incluidos el presidente Donald Trump, y su esposa Melania, así como su hijo Barron y algunos de los asesores más cercanos, entre ellos la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

El manejo de la pandemia por parte de la administración de Trump se convirtió en uno de los temas principales de ataque por parte de los demócratas con vista a los comicios, en particular las continuas violaciones del mandatario a las medidas higiénicas recomendadas por las principales autoridades de salud de la nación norteña.

Según el sitio digital Worldometer, la Covid-19 provocó más de 274 mil 743 muertos y una cifra superior a los 13 millones 933 mil 650 contagios en Estados Unidos.

oda/rgh